Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Una fiesta del deporte en la que hasta el tiempo acompañó

Una fiesta del deporte en la que hasta el tiempo acompañó

DEPORTES IR

Ampliar imagen
J. A. | 30/12/2018 A A
Imprimir
Una fiesta del deporte en la que hasta el tiempo acompañó
Atletismo GALERÍA DE IMÁGENES | Jorge Blanco y Laura Sánchez se llevan el triunfo en la San Silvestre, que congregó a 8.000 leoneses en una tarde que rozó lo caluroso
Si los cerca de 8.000 leoneses que se echaron este domingo a la calle para celebrar el fin de año en la San Silvestre no hubieran llevado impreso en cada uno de sus dorsales el nombre de la prueba, pocos hubieran adivinado que se trataba precisamente de esa última carrera del año.

Porque una inusual temperatura fue el condicionante perfecto para que todos los que quisieran celebran la que es sin duda una de las grandes fiestas del deporte en León salieran a la calle, alcanzando una cifra de participantes en otras ocasiones inimaginable.

El grueso de los participantes tomó parte en la primera de las carreras que tomaron la salida en la calle Ramón y Cajal, abarrotada entre corredores y público. Una prueba popular de dos kilómetros en la que el único objetivo era disfrutar y para tener más que claro que se cumplió con creces, bastaba echar un vistazo a los mil y un disfraces que portaban muchos participantes. Familias, grupos de amigos, compañeros de trabajo... fueron muchos los que apostaron por disfraces comunes de todo tipo o cuanto menos un pequeño adorno navideño. Otros, más valientes, corrieron incluso en bañador en lo que se ha convertido ya en una tradición por parte de un grupo de nadadores leoneses.

Jorge Blanco, que por la mañana venció en la San Silvestre de Salamanca, dio todo un recital en casaEllos completaron el recorrido más directo hacia el Palacio de los Deportes, donde se situó la meta y el festival posterior a la prueba en el que se sortearon numerosos regalos que hicieron la Navidad un poco más feliz a más de uno.

Sin embargo, en el mero aspecto deportivo, las focos se centraban en la prueba competitiva de 7 kilómetros, en la que participaron más de 1.500 corredores y en el que brilló un nombre propio por encima del resto.

Y es que Jorge Blanco, que por la mañana había vencido en la San Silvestre de Salamanca sobre un recorrido de 10 kilómetros junto a la berciana Nuria Lugueros, apenas tuvo tiempo para reponer fuerzas, volver a casa y plantarse en la línea de salida de la prueba leonesa.

Era el gran favorito en ella, si bien es cierto que su ‘ajetreado’ día abría un poco más el abanico de posibilidades de cara al podio. Sin embargo, el pupilo de José Enrique Villacorta hacía gala del excelente estado de forma que atraviesa para marcar un ritmo que fue inigualable para el resto de competidores en los momentos en los que se decidió la prueba para hacerse así con el triunfo y el doblete en la meta del Palacio de los Deportes con más de 30 segundos de ventaja sobre el segundo clasificado, el joven triatleta soriano Elgar Lloret. Apretado, y tras un sensacional final, otro triatleta como es el caso del leonés Kevin Tarek Viñuela logró subirse al tercer cajón del podio por delante de un Sergio Alegre que a pesar de su juventud llama ya a las puertas del podio.

Si Jorge Blanco fue el dominador en la categoría masculina, la femenina contó también con una Laura Sánchez que lo hizo con aún más autoridad. No tuvo rival la leonesa, que sumó un nuevo triunfo a su palmarés aventajando a la vallisoletana Loreto Pacho, que por la mañana se llevaba el triunfo en la San Silvestre de La Virgen. En más de un minuto aventajó la primera a la segunda clasificada, logrando Alicia Álvarez el tercer puesto.

Tras todos ellos fueron llegando a meta un incesante goteo de corredores que despidieron el año de la mejor forma posible, haciendo deporte, cumpliendo con los ‘pecados’ de estos días y haciendo hueco para lo que aún resta, la cena de Nochevieja y la comida de Año Nuevo. Porque además, el acto ha sido uno de los últimos ligados a la Capitalidad Gastronómica de León, una carrera que sin duda ha permitido que esa cita vaya a cerrarse al menos en lo deportivo, con gran sabor de boca.
Volver arriba  Volver arriba
Newsletter