Publicidad
Una crisis sin precedentes en El Toralín

Una crisis sin precedentes en El Toralín

DEPORTES IR

Los jugadores del Numancia se abrazan celebrando el triunfo, con Yuri lamentándose en el fondo. | LA LIGA Ampliar imagen Los jugadores del Numancia se abrazan celebrando el triunfo, con Yuri lamentándose en el fondo. | LA LIGA
J. A. | 14/07/2020 A A
Imprimir
Una crisis sin precedentes en El Toralín
Fútbol / Segunda División La Ponferradina nunca había perdido cinco partidos seguidos en Segunda División, siendo ya el tercer peor equipo de la liga desde la reanudación de la competición
La Sociedad Deportiva Ponferradina no consigue despertar de una pesadilla que parece que no tiene fin, pero que aún no le ha llevado al dramático desenlace que trata de evitar aún y que no es otro que el descenso, algo que hasta hace un par de semanas parecía prácticamente imposible.

Sin embargo, lleva ya 6 jornadas el equipo berciano necesitando una victoria para sellar esa salvación y desde aquel empate ante el ya descendido Racing de Santander y la posterior derrota en el tiempo de descuento en Riazor ante el Deportivo de La Coruña, el conjunto blanquiazul ha entrado en una crisis que no encuentra comparación en la historia del club en Segunda División, ni siquiera en las temporadas que finalizaron consumando el descenso del equipo a la categoría de bronce.

Porque nunca había perdido cinco partidos seguidos la Ponferradina en Segunda, racha negativa que alcanzó el conjunto de Jon Pérez Bolo con la derrota por la mínima en Los Pajaritos ante el Numancia. La peor racha hasta la fecha, de cuatro derrotas consecutivas, la vivió la Deportiva en el año del último ascenso, cuando logró 3 puntos de 33 aunque sumando algún empate que acortó esa serie de partidos sin puntuar.

El Zaragoza, que será el último rival blanquiazul, firma peor balance que la Deportiva desde el reinicioUn momento, el actual de la Ponferradina, que como el propio técnico Jon Pérez Bolo explicó tras el partido de Soria, tiene que ver con las ocasiones de gol falladas y la incapacidad de mantener la portería a cero de su equipo en las últimas jornadas.

Suma cuatro partidos sin marcar la escuadra blanquiazul, que no logra dejar el marcador rival a cero desde el partido que sirvió como regreso de la competición tras la pandemia en el Tartiere ante el Oviedo hace ya más de un mes. Siete partidos que dejan ya muy lejos las grandes sensaciones de esa vuelta a competir y que permitió a los de Bolo sumar 7 puntos de 9 en el reinicio.

Las aspiraciones de soñar con algo más se esfumaron y de hecho es la Ponferradina el segundo peor equipo de la liga desde la vuelta de la misma solo por delante del ya descendido Racing de Santander, que se ha quedado en solo 5 puntos... y de su rival en la última jornada.

Motivos para la esperanza

Y es que no desvía la Ponferradina su objetivo desde de el inicio de la crisis, el de lograr una victoria que obligaría a los rivales a firmar dos últimas jornadas prácticamente perfectas o incluso en la que se vean obligados a sacar todos los puntos.

Además, si malo es el momento de la Ponferradina, no mucho mejor es el de sus próximos rivales. Porque Almería y Zaragoza han prácticamente dilapidado sus opciones de ascenso directo con un balance muy similar al de la Deportiva y de hecho los maños suman también cinco derrotas consecutivas y son el segundo peor equipo desde la reanudación con 8 puntos de 27 posibles.

A resetear la mente y reencontrarse con el equipo al que la excelente temporada que venía realizando le ha salvado de encontrarse en una situación mucho peor tras esta horrible racha es a lo que aspira una Ponferradina que tiene ahora cuatro días para preparar la visita del Almería a El Toralín, llegando por tanto los andaluces con un día menos de descanso antes del frenético final de liga que llevará a finalizar la competición el próximo lunes 20 a partir de las 21:00 horas ante el Zaragoza.
Volver arriba
Newsletter