Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Un viaje a las raíces de África

Un viaje a las raíces de África

CULTURAS IR

La fotógrafa Leny Pellitero en la galería de arte Cinabrio, donde actualmente expone sus obras. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen La fotógrafa Leny Pellitero en la galería de arte Cinabrio, donde actualmente expone sus obras. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 05/06/2019 A A
Imprimir
Un viaje a las raíces de África
Fotografía Leny Pellitero expone en la galería Cinabrio las fotografías realizadas en la zona sur de Angola, que para la fotógrafa paramesa es sin duda la más interesante porque es en la que residen las etnias
La Galería Cinabrio acoge una exposición fotográfíca de Leny Pellitero, quien nos descubre una visión nueva y particular de la zona sur del país angoleño en el continente africano. Son fotografías en blanco y negro con una gran fuerza visual dentro y un mensaje ineludible. Pasado y presente se entremezclan en unas imágenes llenas de luz en las que los personajes y paisajes son el tema principal de su objetivo.

Leny Pellitero es una paramesa que ha estado en muchos lugares del mundo como enfermera y como fotógrafa plasmando todo lo que su ojo contemplaba de un modo especial.
Desde 1994, trabajando en Perú, en Ayacucho con Medicus Mundi, comenzó a tomar fotografías en serio para documentar y mostrar los diferentes aspectos de la vida de los pueblos en los que trabajaba y con los que convivía. A partir de esa época ha seguido viajando y fotografiando tanto en blanco y negro como en color y ha ido acumulando un material muy valioso que ha mostrado en numerosas exposiciones en las que ha participado.

Las fotografías que presenta son de la zona sur de Angola, que es donde están las etnias y la norte no tiene para ella interés. En las fotografías que pueden contemplarse en la sala Cinabrio hay personajes que acuden a una fiesta de iniciación de unas jóvenes, en las que se organiza una celebración de varios días, fiesta en la que participan personas vestidas al modo occidental, con sus mejores galas, y otras de acuerdo con el modo de vestir de su etnia respectiva. Leny explica: «A veces nos invitan a estas ceremonias y es donde he hecho estas fotografías, participa todo el mundo, preparan el banquete y hacen también cerveza de manera artesanal, tienen una fiesta terrible».

Le gusta mucho el tema de las motos porque viene de familia motera y en estos países cuidan mucho de las motos y las utilizan con mucha frecuencia. En Angola se nota mucho la presencia de los portugueses, en los carteles y los edificios, los nombres de los barcos, se ve en otras fotografías camionetas o barcos abandonados en medio de la nada, lugares en los que solamente la presencia de un ser humano les da su valor, personas que han posado ante su cámara. La gente, la naturaleza, el abandono de las cosas son tres ejes que confluyen en las fotografías de Leny Pellitero.

Sobre sus fotografías dice: «Hay personas que van de viaje y escriben un libro y del mismo modo, yo documento por medio de las fotografías mis viajes y después cada uno mira las cosas de una manera diferente.

También nos cuenta que la gente no muestra reparos al ser fotografiada o ponerse ante su cámara. Como ella misma dice: «A lo largo de los años desarrollas una cierta empatía con la gente y de un modo u otro y la ayuda y colaboración así como las relaciones con la gente y por ello la misma gente pide ser fotografiada».

En 2015 en una zona del sur de Angola le llamaron desde una tribu porque una niña había sufrido graves quemaduras al caer a una hoguera. La curaron e hizo varias fotos a los miembros de la tribu, varias de las cuales aparecen en la exposición. Pasado el tiempo ha pedido información de aquella niña y le han dicho que sobrevivió a las graves quemaduras y sigue viviendo aunque con las cicatrices de las heridas que Leny curó.

Se trata de una exposición para ver detenidamente en la sala Cinabrio, en la calle Gran Capitán de Trobajo del Camino y que permanecera abierta al público hasta el próximo 30 de junio.
Volver arriba
Newsletter