Publicidad
Un puente de regreso: los pueblos doblan población

Un puente de regreso: los pueblos doblan población

ACTUALIDAD IR

Imagen de archivo de juventud en un pueblo de León. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Imagen de archivo de juventud en un pueblo de León. | MAURICIO PEÑA
Víctor S. Vélez | 12/08/2022 A A
Imprimir
Un puente de regreso: los pueblos doblan población
Demografía El medio rural leonés se prepara para acoger este fin de semana a algo más de 180.000 veraneantes, lo que comprometerá el uso de ciertos servicios
En el paisaje leonés del último siglo se ha hecho habitual ver puentes a las afueras de los pueblos que hacen las veces de carretera de ida y vuelta para vehículos sobre las aguas del Esla, el Porma o el Órbigo. Un doble sentido que se convertirá en una vía solo de regreso en los próximos días, coincidiendo con el puente festivo de Nuestra Señora que, como cada año, volverá a llenar el medio rural de la provincia.

Según un estudio elaborado por este periódico, cruzando los datos más recientes de los padrones municipales del Instituto Nacional de Estadística (INE) con los de la última actualización de la estacionalidad máxima que ha publicado el Gobierno de España, los pueblos de menos de 5.000 habitantes de la provincia acogerán a algo más de 180.000 veraneantes en los próximos días. De este modo, doblarán ampliamente su censo del resto del año, que se sitúa en los ayuntamiento inferiores a este tamaño en los 162.078 vecinos.

El suministro de agua centra los contratiempos en un verano marcado por las altas temperaturas y la sequía El máximo de estacionalidad en el medio rural de León se sitúa tradicionalmente en este puente de mediados de agosto, cuando los turistas estivales se ven atraídos por las buenas temperaturas, las actividades de las múltiples semanas culturales y las verbenas de la Asunción y San Roque. No obstante, el duplicar población aunque sea solo por unos días suele acarrear cada año problemas con ciertos servicios. Ante la coyuntura económica y climatológica de este 2022, todo parece indicar que estos contratiempos podrían agudizarse.

De manera especial, el aumento de población en los pueblos pinta complicado en lo que al suministro de agua se refiere. Las previsiones apuntan a que la sequía incrementará los cortes que son habituales en esta época del año. En lo que va de año, las precipitaciones se sitúan un 50 por ciento por debajo de la media de la última década. Algo que ha comprometido las reservas de los pantanos y, paralelamente, el servicio que llega a los pueblos.

Un gran número de agricultores y ganaderos consideran que las sequías son cíclicas y que se suceden, de forma bastante puntual, cada cinco años. Una secuencia que se ha repetido casi de manera exacta durante las últimas dos décadas. Por ejemplo, la última gran sequía en la provincia se había producido en el año 2017. La temperaturas récord de este verano, con varios episodios de olas de calor en lo que va de estación, han agravado la situación y, al mismo tiempo, han aumentado la demanda hídrica en los pueblos.

La llegada de algo más de 181.030 veraneantes a los pueblos leoneses de menos de 5.000 habitantes, según los datos del INE y del Gobierno de España, volverá a comprometer igualmente otros servicios como el de recogida de basuras o a saturar los consultorios y oficinas bancarias. En otras localidades del medio rural también aseguran que se están agravando los problemas con las conexiones móviles ante una mayor presencia de usuarios en su red y el incremento de población obligará, igualmente, a que los ayuntamientos contraten más personal. No obstante, el pico de población estacional en los pueblos de León también trae aparejadas muchas otras ventajas, con calles que recuperan la vitalidad de tiempos pasados y negocios de hostelería y comercio que 'hacen el agosto' disparando sus cajas.

Municipios con más visitantes


Pros y contras del incremento de población que experimentarán de manera especial en Valderas, el municipio leonés con menos de 5.000 vecinos que más veraneantes alberga. El padrón de 2021 contabiliza en este ayuntamiento del sur de la provincia 1.575 personas. Sin embargo, según las estadísticas ministeriales más actualizadas, recibe casi 5.000 pobladores extra en su momento de máxima estacionalidad. Cistierna, La Pola de Gordón o Mansilla de las Mulas también se sitúan a la cabeza desde el punto de vista cuantitativo en 'nuevos' vecinos.

Valderas, Cistierna, La Pola de Gordón o Mansilla de las Mulas se sitúan a la cabeza en número de veraneantes No obstante, considerando municipios de mayor tamaño, la cantidad más elevada de veraneantes en la provincia se registra en Valencia de Don Juan. Tradicionalmente lugar de vacaciones de población procedente de Asturias, el municipio coyantino albergará cerca de 7.400 vecinos estacionales. De la misma manera, Villablino también podría engordar su censo habitual en más de 7.000 personas.

En términos relativos, el mayor crecimiento estacional se produce en Truchas. En este ayuntamiento de la comarca de La Cabrera se llega a multiplicar casi por nueve veces el número habitual de residentes. Alija del Infantado, La Vecilla o Gordoncillo siguen a Truchas en lo que a incremento porcentual se refiere, registrando en estos días un auge espectacular de vecinos. Los pequeños municipios tampoco son ajenos a esta realidad, como en Villamol o San Adrián del Valle que están cerca de quintuplicar su población.

El fenómeno es generalizado. Tanto que el León más rural, el que no llega a 5.000 vecinos por ayuntamiento, duplicará su población durante este fin de semana. Sin embargo, en muchos puntos de la geografía leonesa el aumento de población es mucho más destacado. Así, citando solamente algunos ejemplos, en Joarilla de las Matas o en Crémenes multiplican por cuatro su población, que se triplica en Boca de Huérgano, Villazanzo de Valderaduey o Quintana del Castillo.

Donde el turismo es limitado


En el lado opuesto de la balanza se encontraría un municipio del alfoz de la ciudad de León como es Santovenia de la Valdoncina, donde el número de veraneante es anecdótico. Campazas, Cabañas Raras, Castrillo de la Valduerna, Cubillos del Sil, Villabraz, Cubillas de los Oteros, Escobar de Campos, Berlanga del Bierzo y Castilfalé tampoco llegarían al centenar de 'nuevos' vecinos en su máximo de estacionalidad.

En mayor o menor medida, todos los municipios de menos de 5.000 habitantes de la provincia incrementan su padrón del resto del año en estos días. Con el reto para ayuntamientos y vecinos habituales de mantener los servicios ante tal afluencia de visitas, este puente volverá a ser de regreso. A los orígenes, a las raíces que siempre esperan en los pueblos de León.

Volver arriba
Newsletter