Publicidad
Un clásico con cuentas pendientes

Un clásico con cuentas pendientes

DEPORTES IR

Yuri recoge un balón tras marcar en el Anxo Carro hace dos temporadas. | IRINA RH Ampliar imagen Yuri recoge un balón tras marcar en el Anxo Carro hace dos temporadas. | IRINA RH
J. A. | 05/11/2021 A A
Imprimir
Un clásico con cuentas pendientes
Fútbol / Segunda División La Ponferradina se vuelve a encontrar con el rival al que más se ha enfrentado en categoría nacional, un Lugo al que no gana en el Anxo Carro desde hace más de 12 años
Sin duda uno de los partidos marcados en rojo al principio de cada temporada por los aficionados de la Sociedad Deportiva Ponferradina es la visita al Anxo Carro de Lugo. La cercanía del desplazamiento hace que sea uno de los duelos más apetecibles para poder seguir a su equipo lejos de El Toralín, pero lo cierto es que a lo largo de los años la rivalidad con el conjunto albivermello ha ido creciendo convirtiendo el duelo bautizado como ‘derbi de los Ancares’ y que se volverá a disputar este sábado (16:00 horas) por tercera temporada consecutiva en todo un clásico con cuentas pendientes que saldar y un reto por delante para la Deportiva.

Porque es el Lugo el equipo que más veces se ha cruzado en el camino del conjunto berciano en categoría nacional. Un total de 41 partidos entre ambos equipos (39 veces se ha enfrentado la Deportiva a la Cultural, equipo que ocupa la segunda plaza en esa clasificación), repartidos entre Segunda B (24), Segunda (12) y Copa del Rey (5), dan forma a una rivalidad que tiene como alicientes en el camino polémicas de todo tipo e imágenes que permanecerán en el recuerdo de los aficionados blanquiazules como la visita al Anxo Carro en 2013 que dejó a la Deportiva a un solo gol de jugar la fase de ascenso a Primera División.

En Segunda División la Ponferradina aún no ha podido ganar como visitante en el Anxo CarroFue seguramente en ese momento donde se avivó una rivalidad que tiene pendiente una tarea para la Deportiva, la de ganar en el feudo lucense. De 20 visitas al otro lado de los Ancares, solo ha conseguido ganar el conjunto berciano en 2 ocasiones, en 2001 en Segunda B (1-3 con goles de Cascallar y dos de Panadero) y en 2009, también en la categoría de bronce (2-4, con un triplete de Jonatan Valle y un tanto de Bornes). Fue en esa ocasión, hace ya más de 12 años, la última en el que consiguió la Ponferradina regresar a casa con los 3 puntos. Desde entonces, suma la Deportiva en Lugo 4 empates y 3 derrotas, habiendo sido incapaz por el momento de ganar allí en Segunda División.

Tratará de superar ese reto pendiente la Deportiva ante un Lugo que solo ha ganado 3 partidos esta temporada, todos ellos como local. Con 1 punto de los últimos 9 en su casillero y si bien es cierto que tampoco se encuentra la Ponferradina en su mejor momento de la temporada, se presenta el encuentro como una buena oportunidad para por fin lograrlo.

Polémica por las entradas

La polémica está servida desde antes del encuentro y es que la afición de la Ponferradina no ha visto con demasiados buenos ojos el número de entradas enviadas por el Lugo al Bierzo, 693, que corresponde al máximo que puede devolver la Deportiva de cara al partido de vuelta en El Toralín. La afición berciana, que asegura que el trato recibido en otras visitas anteriores no ha sido el mejor, lamenta por un lado que las localidades sean en espacios diferentes del Anxo Carro y con precios distintos (entre 10 y 20 euros) así como que a otros clubes se le hayan ofrecido más localidades como puede ser el caso hace escasos días del Sporting de Gijón, que desplazó a más de 2.000 aficionados a Lugo. Lo cierto es que más allá de polémicas, al mediodía de ayer aún no se habían agotado las entradas enviadas.

Pendientes de la enfermería

Mientras tanto, Lugo y Ponferradina siguen preparando de la mejor manera un partido especial no solo por el contexto, sino también por lo apretado del calendario, ya que el encuentro será el final a una larga semana con 3 partidos que a buen seguro puede marcar los onces que dispongan ambos equipos.

Las bajas pueden marcar también las apuestas de ambos entrenadores, pendientes de la enfermería. En el caso de Jon Pérez Bolo, que no podrá contar por un fijo en la zaga como Copete, sancionado, habrá que ver cómo se encuentran José Naranjo y Dani Ojeda, que no pudieron jugar ante el Huesca. En el caso del Lugo, Rubén Albés, sigue pendiente de Gerard Valentín, Iriome y Campabadal, que en su caso se perdieron el encuentro intersemanal en Anduva ante el Mirandés por problemas físicos.
Volver arriba
Newsletter