Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Un centro para poner en valor la pesca y los recursos del pescador

Un centro para poner en valor la pesca y los recursos del pescador

ESPECIALES IR

Exterior del Museo Mundo Mosca en Soto de la Vega. | ABAJO Ampliar imagen Exterior del Museo Mundo Mosca en Soto de la Vega. | ABAJO
P.J. Abajo | 26/04/2019 A A
Imprimir
Un centro para poner en valor la pesca y los recursos del pescador
Pesca El Museo Mundo-Mosca, en Soto de la Vega, es una cita obligada para los amantes de la pesca
Los amantes de la pesca, además de acercarse a las aguas donde podrán practicar su deporte favorito al aire libre, tienen una cita obligatoria en el Museo Mundo-Mosca, en Soto de la Vega, localidad situada a escasos minutos de La Bañeza, en la orilla del río Órbigo que hace más de una década abrió un centro de interpretación para conocer minuciosamente los detalles de este deporte. Un museo que nació para poner en valor el deporte de la pesca no sólo para los aficionados, sino también para todos los amantes de la naturaleza donde aprender y disfrutar irán de la mano.

Además de dar a conocer el mundo de la pesca y mostrar al público las piezas que atesora, el recinto organiza a lo largo del año actividades paralelas, en su mayoría de carácter cultural.

Mundo-Mosca se puso en marcha por iniciativa del Ayuntamiento de Soto de la Vega y, en palabras de Lorenzo Callejo, su alcalde, es «un museo vivo, centro de ocio e interpretación de la pesca» y cuenta en sus instalaciones con una exposición de material de pesca y un tratamiento tridimensional multimedia de los señuelos, conocidos como ‘moscas’ entre los entendidos, que son utilizadas en la captura de la trucha en la vega del río Órbigo, además de abundante material relacionado con la pesca, como vídeos explicativos que proporcionan al visitante la sensación de estar paseando por las riberas del río; una buena excusa para recorrer los tres kilómetros que unen Soto y Requejo de la Vega y contemplar en primera persona la riqueza biológica y paisajística de este lugar.
Volver arriba
Newsletter