Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Trump y mi tío de California

BLOGGINGIR

11/01/2019 A A
Imprimir
Trump y mi tío de California
Trump quiere construir un muro entre México y EE UU. Ha dicho que hay una «crisis humanitaria y de seguridad» en la frontera sur del país. Que los inmigrantes son criminales. Mi tío tiene otra opinión.

¿Y por qué les puede interesar a ustedes esa opinión?

Resulta que mi tío es obispo emérito de San Bernardino, California. Mi tío, que tiene títulos por la Universidad Pontificia de Salamanca y la Universidad Católica de Washington, que vivió en Nueva York y Washington en la época más dura, finales de los años 60, 70 y 80, que vivió en El Paso, ciudad convulsa fronteriza con México, y desde los 2000 en California, estado donde habita una gran población hispana; mi tío, nacido en Valdesandinas del Páramo, hijo de labradores con aspiraciones, bilingüe español-inglés, con conocimientos de italiano, alemán y de palabras de todas las etnias –coreanos, filipinos...– que habitan su diócesis de dos millones de católicos; mi tío, ciudadano estadounidense desde hace más de 30 años, que tiene una entrada (breve) en Wikipedia, la catedral de León en su escudo episcopal y uno de los más hermosos parlamentos sobre el amor que escuchado en mi vida –su vídeo circula por Internet–; mi tío, que posee un conocimiento muy agudo sobre su país de adopción porque ha vivido en primera persona y en su epicentro sus grandes cambios, mi tío dice cosas como: «EE UU es el país con más reclusos del mundo después de China, en su mayoría, hispanos y negros, ¿qué pasa que los hispanos y negros son peores personas que los caucásicos?, no, es el sistema judicial, la discriminación». Y pone un ejemplo: «Un día me contaron que una pareja de puertorriqueños había sido detenida y sus hijos pequeños se habían quedado solos. Fui a la cárcel a hablar con el esposo, con la esposa. Él reconoció haber trapicheado con droga, pero que su mujer era inocente. Le creí. Fui a hablar con el juez para que soltara a la esposa hasta que llegara el juicio. Los blancos que delinquen por primera vez no van a prisión; negros e hispanos, sí. El juez me dijo, ‘usted no conoce las leyes de este país: ella se queda en prisión’. Entonces se me ocurrió a la desesperada: ‘Mañana tiene usted aquí a cien personas protestando y a un reportero del New Yok Times’. La mujer quedó libre ese mismo día».

¿Les interesa a ustedes la opinión de mi tío? A mí sí. Se sustenta sobre realidades y, además, les daré un dato estadístico cierto: en EE UU, en proporción, los inmigrantes cometen menos crímenes que los nacidos en el país.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle