Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Toca dinamizar León, por Eduardo Morán

Toca dinamizar León, por Eduardo Morán

CUENTA CON LEóN IR

Ampliar imagen
Eduardo Morán | 22/05/2020 A A
Imprimir
Toca dinamizar León, por Eduardo Morán
Cuenta con León El presidente de la Diputación analiza las fortalezas de la provincia en el el suplemento 'Cuenta con León' de La Nueva Cróncia
León se enfrenta a un reto sin precedentes del que con seguridad saldremos reforzados si mantenemos el espíritu de unidad y solidaridad que ha surgido durante estas semanas como consecuencia del coronavirus. Y es que la mejor de las enseñanzas para combatir la crisis sanitaria, social y económica del Covid19 ha sido y es la de trabajar desde la colaboración institucional y ciudadana. No solo para contener los contagios, sino que también será imprescindible para la reconstrucción socioeconómica de la provincia.

El objetivo común es reactivar León. Y para lograrlo, debemos sumar esfuerzos, no descuidar la protección social, impulsar unos servicios públicos de calidad, apoyar desde la cercanía a nuestro tejido productivo y fomentar la creación de puestos de trabajo con políticas activas de empleo. No dudo de que León, como ha ocurrido en distintos momentos de su dilatada y rica historia, jugará un papel relevante en la salida de la pandemia. Se lo debemos a los leoneses y leonesas que han sufrido las graves consecuencias del virus.

La dinamización de la economía, unida a la mejora y puesta en valor de servicios fundamentales como la sanidad, educación y atención a las personas, es la base para revitalizar la provincia, asegurar el futuro del medio rural y luchar contra la despoblación. Una vez superado el Estado de Alarma, los esfuerzos de las administraciones y de los agentes sociales y empresariales deberán centrarse en rearmar la economía y fortalecer los servicios públicos. Las medidas adoptadas por el Gobierno, que han servido para amortiguar las consecuencias económicas y sociales de la Covid-19, deben ser acompañadas con urgencia por políticas activas de empleo. Planes que tendrán que contar con la participación y colaboración de las entidades locales. Porque nosotros estamos en primera línea, conocemos el terreno y los problemas de nuestros vecinos. La experiencia dice que somos útiles para ejecutar políticas de dinamización económica y rescate social, que estamos en contacto directo con las necesidades ciudadanas, pero para llevar a efecto la reactivación reclamamos financiación suficiente.

Estrategia de futuro que tenemos la responsabilidad de articular en la Mesa por León como un espacio de diálogo interinstitucional para la revitalización económica y la cohesión social. En el camino hacia la denominada nueva normalidad, la Mesa, creada con la participación y compromiso de las administraciones nacional, autonómica, provincial y comarcal, así como de los agentes sociales y empresariales, es el mejor de los instrumentos para la reconstrucción de nuestro territorio a corto, medio y largo plazo. Ahora, con más motivos que hace dos meses por los dañinos efectos de la pandemia en nuestro tejido industrial y comercial, tenemos la obligación de establecer la ruta a seguir para la regeneración económica y social de nuestra tierra.

Con rapidez, sin tiempo para rencillas y conflictos estériles, debemos adaptar la Mesa por León y convertirla en el punto de encuentro para el impulso de la provincia, con el objetivo común de sumar en la vital cooperación de lo público y lo privado, de trabajar por la reactivación económica, de hacer efectiva la anunciada transición justa y de garantizar la protección social para los colectivos más vulnerables. Convirtamos esta crisis en el punto de inflexión para crear una sociedad más activa, implicada, participativa, justa y solidaria, un León preocupado por la convivencia cívica, la comprensión, la integración y la igualdad real.

Pero hagámoslo desde el apoyo y la colaboración. Los complicados momentos que vivimos y las dificultades individuales y colectivas provocadas por el coronavirus hacen imprescindible que seamos ágiles, que apoyemos el empleo, que se mantengan en el tiempo las ayudas a las pymes y autónomos, que fomentemos el comercio de proximidad y promocionemos el turismo. Tenemos sectores en la provincia, muchos de ellos dañados y otros reforzados tras la pandemia, que tienen posibilidades de crecimiento y debemos apoyar. Sectores con especial proyección como son el turístico, agroalimentario, logístico, farmacéutico, biotecnológico, energético, medioambiental, el de las nuevas tecnologías y la ciberseguridad o el de atención a las personas.

Sin olvidar que tenemos que revitalizar el medio rural con ayudas al sector primario, la potenciación de una cadena productiva agroalimentaria propia, la promoción de los productos locales o el apoyo al emprendimiento sostenible. León cuenta, y debemos aprovechar nuestros apreciados y demandados recursos endógenos, porque los tenemos.
Pero para reactivar la provincia, no partimos de cero. Desde la Diputación trabajamos con medidas proactivas que fomentan la creación de numerosos puestos de trabajo en nuestros pueblos, promocionan los productos autóctonos, apuestan por el turismo, protegen el patrimonio leonés o extienden la cultura. Estamos implicados por León, pero sin dejar a nadie atrás y mirando a nuestros pueblos. Por eso, en materia de derechos sociales, debemos incrementar y mejorar los servicios a domicilio, garantizar las ayudas a las rentas más débiles y ampliar la oferta de viviendas.

El mundo rural, nuestros pueblos, han cumplido sobradamente durante el actual Estado de Alarma. Han dado un ejemplo de buen hacer, de solidaridad. Y ante la nueva normalidad, desde las administraciones locales, pedimos que se mire al medio rural como uno de los pilares fundamentales para la reconstrucción económica y social. En León también hemos aprendido que somos vulnerables, que tenemos que ser más rápidos en la interpretación y más flexibles para afrontar retos imprevistos como el que afrontamos por los efectos de la Covid-19.
Volver arriba
Newsletter