Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Tiempo de Navidad

Tiempo de Navidad

OPINIóN IR

30/12/2018 A A
Imprimir
Tiempo de Navidad
Aunque hace ya tiempo que los colaboradores de La Nueva Crónica celebramos la Navidad en una fiestaza que Laura Pastoriza grabó para nuestra página web, estoy a tiempo de sobra de desear a los lectores una muy feliz Navidad, puesto que estrictamente hablando el tiempo de Navidad abarca desde la Nochebuena del 24 hasta el Bautismo de Jesús, que se celebra una semana después de Reyes. Durante todo ese tiempo pienso dejarme invadir sin el menor escrúpulo por eso que ha venido en llamarse espíritu navideño, gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad. Muchos de esos hombres de buena voluntad considerarán estúpida esta actitud, pero sin ellos la Navidad no estaría completa. Ridiculizar la Navidad es una de las tradiciones navideñas más antiguas, como sabe cualquiera que haya leído a Dickens.

Gracias a Dios no tengo ninguna dificultad en creer. El misterio de la fe es para mí el misterio de la falta de fe: cómo no creer que la magia del mundo implica necesariamente la existencia de un mago. Cómo no creer que Dios sólo podía presentarse al mundo indefenso en un pesebre. Cómo no constatar que existe el amor, y que su existencia no tendría ningún sentido si no fuésemos a reunirnos de nuevo con aquellos que nos han amado y a los que hemos amado. Por eso no me resulta extraño ni hipócrita que en estas fechas me apetezca celebrar, pasar más tiempo en familia, ver a viejos amigos, excederme en la mesa, cantar villancicos, atiborrarme de roscones, beber champán francés o sidra El Gaitero (el cava lo tengo aborrecido últimamente), y gastar más dinero del que debería en regalos e invitaciones.

A entrar en este ambiente me ayudaron este año, además de esa fiesta del periódico que cada año nos presta más, dos creaciones audiovisuales leonesas que han llamado poderosamente la atención en las redes sociales: el anuncio de Navidad de Miguélez, realizado por Miguel Concellón, en el que participé, y que se ha convertido ya en toda una tradición que cada año se supera; y el vídeo del colegio Peñacorada, realizado por CuatroManos, con música y participación de Álex Cooper y letra de la brillante y talentosa alumna Julia Díez Gómez. Véanlos, déjense invadir por el espíritu navideño, gasten y celebren sin complejos, y sobre todo permitan que en estos días, como decía Chesterton, la palabra Belén llame a ese niño que llevan dentro y les atraiga traicioneramente hacia el bien. Verán cómo no pasa nada.
Volver arriba
Newsletter