Publicidad
‘The tasazo’ capítulo dos

‘The tasazo’ capítulo dos

OPINIóN IR

08/06/2021 A A
Imprimir
‘The tasazo’ capítulo dos
Pagar por vivir es algo que no nos habían contado ni siquiera cuando nos regalaron la primera hucha del cerdito. No llegamos a desconfiar al ver al animalito tragón de porcelana claudicar a nuestros martillazos para extraer de sus tripas todo ese compendio de monedas y billetes cuando un vicio alocado requería del cerdicidio. Estar en sociedad no sale gratis y escoger la forma en la que vivir es una entelequia que tampoco nos dijeron de niños que no era exactamente elección. En medio del pago, los innombrables que vienen a sufragar un todo del que disfrutamos a trozos dispensados en platos distintos. Tasas, impuestos, presión fiscal…son los nombres que se traban en la boca al pronunciarlos. Duelen en la cartera por fuera pero por dentro, desgarran cuando las cifras que entran y las que salen no cuadran. Y si en medio de las cuentas se incluye un engaño político, entonces ya es cosa de trigonometría y robo. En Ponferrada abonábamos sin rechistar el servicio de basuras, incluido en un IBI que subió hasta el último escalón para, desde arriba, presumir de llevar asociado ese pago. Pero ahora ambos se divorcian. IBI por un lado, tasa de recogida por otro. Y en medio una explicación que no llega. Que si Europa obliga, que si lo de antes no vale, que si regularizar, normalizar, legalizar…Infinitivos que siguen sin aclarar por qué si ese pago se saca del cajón en el que estaba, sigue ahí y aparece a la vez metido en otro. Nadie ve dónde está el truco, al tiempo que, cuando reciben la amenazante tasa en esa nueva ejecución, sueltan una devota palabrota entre dientes y abonan el pago. Cinco grupos políticos en la oposición del Ayuntamiento y solo uno levanta la mano para rechazar la duplicidad de la cuota. Silencio el resto. Y tras meses de aceptación, se unen a ese rechazo en el que dejaron solo al compañero. Tal vez todos necesiten a alguien de ciencias en sus filas, para acelerar los cálculos y no esperar a que ya esté «topagao» para salir del pause.
Volver arriba
Newsletter