Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Viernes, 22 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Te secuestran la mirada

Te secuestran la mirada

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 14/02/2019 A A
Imprimir
Te secuestran la mirada
Hay animales que tienen una magia especial, como si te robaran la mirada para que no la apartes de ellos: los lobos, los osos y oseznos, caballos, algunos perros... y los corderos.

Los corderos. Indefensos, a veces a lomos de los mastines, otras veces creciendo al calor de una bombilla o el que se regalan unos a otros, cada vez más juntos y bajo la cercana mirada de la madre... y el pastor.

Pero esos mismos lobos que te roban la mirada... matan a las ovejas y a los corderos y reabren eternamente el debate entre pastores y ecologistas, aquel para el que no encontró solución Santiago ‘El Pastor’ y acabó por conceder que «el lobo es el animal más listo que hay, después del Papa... y su señora».

Y esos osos para los que plantamos árboles, abrimos corredores y llevamos de esquina a esquina de la cordillera para que se apareen y no desaparezcan, son los mismos que huelen la miel y no hay quien los detenga destrozando colmenas a diestra y siniestra. Otro debate sin solución que llevó a Enrique ‘El conversador’ a poner unas cuantas colmenas lo más cerca de casa posible para verlos cómo las destrozan cuando pasan buscando la miel. Y después les decía a los niños, cuando les contaba la historia de La vieja del monte: «Soy un ser único, privilegiado, ya he visto ocho veces al oso al lado de mi casa, casi lo podía tocar».

A los corderos los mata el lobo, pero a muy pocos, que el buen pastor sabe que «donde hay mastín... no hay festín». Pero ocurre que en estos tiempos de culto a la buena comida, los cocineros, las estrellas, las teles, el mejor manjar todos dicen que es el cordero, y si es lechal más aún. «De la mar el mero, de la tierra...».

Y así ocurre que la única forma conocida de ofrecer buen cordero... es matándolo. Ni lo pienses o se te atraganta esta imagen que te secuestró la mirada.
Volver arriba
Newsletter