Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Miércoles, 27 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Surcando espacios

Surcando espacios

EL BIERZO IR

Surcando espacios. | CASIMIRO MARTINFERRE Ampliar imagen Surcando espacios. | CASIMIRO MARTINFERRE
Casimiro Martinferre | 20/09/2015 A A
Imprimir
Surcando espacios
Territorio. Capítulo 51 A los pies del balcón resbala el planeta. Doña Saludina, embarcada en una gran nave de madera, se dispone a surcar espacios imaginarios
Territorio marginal donde perduran fieras extinguidas en el resto del continente, donde los hombres comparten con el ganado construcciones heredadas de la Edad del Hierro. Es tan duro ganarse la vida aquí, tan precariamente salen adelante, que para sobrevivir han tenido que apuntalar un escenario paralelo de supersticiones, mitos, cultos paganos donde confortarse o permanecer alerta. Universo ficticio más real que la vida misma.

A los pies del balcón resbala el planeta. Doña Saludina, embarcada en una gran nave de madera, se dispone a surcar espacios imaginarios. Me invita a subir. Durante el viaje reparte pan de centeno, castañas y vino. Rememora historias escuchadas de niña, con ojos atónitos, en aquellas noches de invierno junto al fuego comunal.
Un perro magnífico, Pitús. Enorme, más grande que un mastín grande, aunque de complexión estilizada, sin grasa, músculos netos. Del color de los helechos secos. Le habían colocado una carlanca para blindar aún más su naturaleza formidable. Y sagaz entre los mismísimos lobos. Ahuyentaba a la manada entera: ¡hau, hau, hau, hau, hau!, acosándoles sin tregua.

Una tarde de enero localizó dos, prestos a saltar sobre el rebaño, que ya estaba a punto de recogerse en el aprisco. Le faltó tiempo para afrontarlos, belfos fruncidos, colmillos como dagas de porcelana. Hubieran sido destrozados al momento, de no haber escapado.
-¡Hala monín, persíguelos, persíguelos…!
A los gritos del pastor respondieron los vecinos. Sabedores de la bravura del can, también comenzaron a animarle. Las peñas del Calabreiro, de la Seara Veya y el Penedo de Vila contribuían con sus ecos, multiplicando los elogios.
-¡Ándale vivo, valiente. Pitús: mátalos, mátalos…!

¡Hau, hau, hau, hau, hau!, sin descanso tras ellos, enfebrecido. Ciego de ira cruzó el río. Apenas salido de la corriente, paró a sacudir el agua que le entorpecía. En ese momento dos diablos negros le engancharon por el morro y por el rabo; así bien sujeto, un tercero que estaba a la espera lo destripó. En un santiamén fue descuartizado.

Penoselo, julio de 1991.



Volver arriba
Newsletter