Publicidad
Sporting B 2 - Cultural 4: 'La mejor puesta en escena imaginable'

Sporting B 2 - Cultural 4: 'La mejor puesta en escena imaginable'

DEPORTES IR

Montes controla el balón entre defensores del Sporting. | SPORTING Ampliar imagen Montes controla el balón entre defensores del Sporting. | SPORTING
Jesús Coca Aguilera | 17/10/2020 A A
Imprimir
Sporting B 2 - Cultural 4: 'La mejor puesta en escena imaginable'
Fútbol / Segunda División B El conjunto leonés deja una sensacional imagen y golea / Dioni, soberbio, hizo un ‘hat-trick’ y Pipo, imparable, brilló en su debut con dos asistencias y un penalti forzado
Sacar conclusiones por el primer partido, sea para bien o para mal, es muy peligroso. Pero en una temporada diferente, en la que cada partido cuenta más que nunca y el inicio se antoja vital, las sensaciones del primer día cobran aún más importancia.

Y desde luego este sábado las de la Cultural superaron cualquier expectativa. La mejor puesta en escena imaginable firmó la escuadra leonesa, que comenzó la liga goleando 2-4 al Sporting B en un partido brillante, en el que fue el indudable dominador de principio a fin y pasó por encima de un filial incapaz de frenar a ese tridente formado por Dioni, Pipo y Kawaya que no tiene comparación en toda la Segunda División B.

Y es que el comienzo fue primoroso, de esos propicios a echar las campanas al vuelo a un aficionado con tendencia a irse a los extremos como es el culturalista. Fue de más a menos en la primera parte la escuadra dirigida por Cabello, que sacó de inicio a ocho jugadores que ya estaban en la plantilla del año pasado, pero porque el nivel de la primera media hora era absolutamente imposible de mantener.

Dioni convirtió en gol las tres ocasiones de que dispuso pero se marchó lesionado tras una durísima entrada Pipo, eléctrico y desequilibrante, parecía la reencarnación del Gallar del año del ascenso en un estreno como culturalista inmejorable. Dioni aparecía en todas las zonas del campo, volvía loca a la defensa, se iba siempre con su potencia y además acertaba en la que tenía. Kawaya parecía fino, Héctor aparecía, Sergio Marcos cogía la manija...

Muchos brillos a nivel individual y también a colectivo, donde la posesión era claramente culturalista y además la mayoría del tiempo en campo contrario, y sobre todo la clave era el hambre para recuperar rápido el balón y que le durara apenas unos segundos al Sporting.

Se fue ganando 1-2 la Cultural a vestuarios y supo a poco porque el único pero estuvo en el doble error que propicio el empate momentáneo del Sporting la primera vez que se acercaba al área rival.

La Cultural, con 8 titulares del año pasado, robó muy rápido y monopolizó la posesión con mucha en campo contrario  Fue a los 23 minutos, cuando Virgil llegaba muy tarde a un balón dividido regalando una peligrosísima falta al borde del área, y Berto la pegaba fuerte y al palo del portero, donde se la comía un Zubiaurre que pudo hacer más ahí y dejó sensación de inseguridad en un par de balones aéreos tras ello, quizá por seguir dándole vueltas en la cabeza a esa jugada.

¿Más allá de ese lunar? Todo eran notas positivas. Se le puso pronto de cara el partido a la Cultural, que a los 7 minutos colocaba el 0-1 tras una gran triangulación entre Dioni y Pipo, en la que el delantero se la pasaba al extremo y este se la picaba al defensa para dejar solo ante el meta a su compañero, que con sangre fría controlaba y resolvía.

El Sporting B marcó en sus dos únicos tiros. La defensa dejó dudas, con Virgil gris y Zubiaurre fallando en el 1-1 Con el marcador dando tranquilidad, el juego fluía y las llegadas eran continuas, estando de nuevo a punto la conexión Pipo-Dioni de dar réditos al equipo leonés pero yéndosele fuera esta vez su disparo al punta.

Fue clave el momento del gol inicial y también el del 1-2, pues no hubo tiempo a que aparecieran las dudas ya que, apenas dos minutos después de la igualada asturiana, Kawaya encaraba, se iba de dos jugadores y ponía un centro que despejaba mal un defensa, llegando rápido Pipo a cogerlo y siendo derribado.

Había eso sí que meterlo, que viene de un año fatídico la Cultural con los penaltis como para confiarse, y lo hizo un Kawaya que lo lanzó perfecto, fuerte y pegado al palo, provocando que aún adivinándole el lado nada pudiera hacer el portero para detenerlo.

Kawaya marcó de penalti a los 3 minutos de empatar el Sporting y dio la asistencia en el tanto de la sentencia Con un ‘zapatazo’ de Héctor que se iba fuera se llegaba al descanso y, tras él, el panorama parecía cambiar. Ya no dominaba tantísimo la Cultural y parecía creérselo el Sporting B... hasta que los leoneses pusieron de manifiesto otra de sus armas, hasta entonces innecesaria, para abrir brecha.

Así, tras ‘perdonar’ el 1-3 Sergio Marcos, con un disparo claro y sin rivales cerca desde el punto de penalti tras un pase atrás de un Dioni que le ‘robaba la cartera’ a un defensa, cuando la ocasión era del malagueño el final era muy diferente.

Busca siempre el balón la Cultural pero es también diferencial a la contra, donde de una rápida transición nació un nuevo pase de, quién sino, Pipo, que se la daba a un Dioni que dentro del área controlaba y se sacaba un disparo cruzado que acababa en el fondo de la red.

La diferencia era amplia pero, con un Sporting B que dejaba huecos atrás y se iba hacia arriba, sentenciar era importante para evitar un susto que pudiera traer los nervios al final. Y lo hizo de nuevo Dioni, que firmaba su ‘hat-trick’ tras asistencia esta vez de Kawaya, que le buscaba dentro del área, donde el punta controlaba y soltaba un ‘misil’ hacia la escuadra de la portería asturiana.

¿De ahí al final? Quedaba un gol anulado en una acción a balón parado que había terminado con el cabezazo al fondo de la red de Virgil. El estreno del último en llegar, Bravo, que era también el primero en salir, así como de Fuentes y José Carlos. Un ‘susto’ de poner en vilo a toda la parroquia culturalista, con una durísima entrada de Koné con los tacos a la altura de la rodilla a Dioni, que se dolía en el suelo y acababa yéndose cojeando del campo pese a que todos los cambios estaban ya hecho. Y en el descuento, con diez los ‘blancos’ y el choque ‘muerto’, el tanto de Santamaría ante una blanda defensa que colocaba el definitivo 2-4 en el marcador.

Es cierto que el Sporting B, que finalmente sólo pudo contar con uno de los siete jugadores que van normalmente con el equipo de Segunda y sacó dos juveniles en el once titular, no será ni mucho menos lo más potente que se encuentre la Cultural este año. Pero los comienzos nunca son sencillos y los leoneses lo solventaron con nota. El próximo domingo contra el Numancia, la piedra de toque será ya diferente.
Volver arriba
Newsletter