Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"Soy de susurros y de pellizcos"

"Soy de susurros y de pellizcos"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Sergio Jorge y Laura Pastoriza | 19/07/2015 A A
Imprimir
"Soy de susurros y de pellizcos"
Esto en mi barrio es pelea José Manuel Mures es la voz de los 40 Principales de León desde hace más de 30 años. Ha conocido cientos de artistas y con su programa ‘Susurros y pellizcos’ casó a muchos leoneses
–Sin música no se podría vivir, se decía en los 40. ¿Es verdad?
–Sí, lo que más nervioso me pone es que no haya algo de música en un sitio.

–¿Cómo ha cambiado la música desde que empezó?
–No ha cambiado ni para bien ni para mal. Lo que van cambiando son los años, las edades y los gustos de la gente. Desde hace cuatro años hay un momento de creatividad buenísimo, sobre todo de gente española cantando en otros idiomas. Y tenemos la suerte de que en León vivimos en una ciudad de músicos, donde la gente hace muy buena música y quiere aprender. Siempre ha habido gente haciendo música, hay dónde ver, dónde escuchar, hay eventos todos los días.

–¿Salen en la radiofórmula los mejores o los más conocidos?
–Es la eterna duda entre la economía y la música. Podríamos decir que económicamente la música ha pegado un vuelco tan importante que ahora tendrían que estar los mejores, pero siempre ha habido vis a vis. Yo he estado en un consejo asesor de elección de canciones para radiar y nunca me ha puesto nadie una premisa, siempre he escogido lo que me ha gustado o lo que me ha parecido lo más coherente para dar una variedad al oyente. Está lo que mueve el mercado pero sobre todo lo que quiere la gente, y al final lo vas mezclando.

–De todos los artistas que ha conocido, ¿cuál es el que mejor le ha caído?
–Tengo recuerdos muy buenos de Goñi, un tipo excelente y muy grande. Muy coherente, además.

–¿Y alguno que no?
–Ahí me pillas, porque se me olvidan muy rápidamente las cosas malas.

–Quizá su momento más histórico fue el de ‘Susurros y pellizcos’. ¿Era más de susurros o de pellizcos?
–Hemos tenido muchos momentos de llamar la atención, siempre en la punta de lanza. Pero es verdad que de aquélla éramos muchos haciendo radio local, llegamos a ser seis en la plantilla de los 40 en León, lo hacíamos todo aquí. Tengo buenos recuerdos de aquello. Era más de todo, de susurros y pellizcos, de las dos cosas, porque hay que estar siempre a todo lo que salga y atender a todo el mundo, según su necesidad.

–¿Cuántas cartas de amor llegaron a la emisora con Mures como protagonista?
–A mí ninguna. La gente se escribía entre ellos. Tenía un apartado de correos para las cartas y un día me llamó el jefe de Correos y me dijo que había una saca de cartas, que estábamos dando mucho trabajo.

–¿Se ligaba mucho siendo el presentador del programa?
–No, no.

–No le creo.
–No, no, la gente ligaba entre ellos y luego me echaban a mí la culpa con el paso de los años de que se casaron. No, por culpa del reloj de Santo Domingo, que estaba poseído. No, es broma, la gente sólo recuerda cosas buenas, fue un buen poso.

–¿Alguna llamada anecdótica?
–Sí, de esas llamadas teníamos muchas, a la gente le gustaba llamar y decir cositas. Recuerdo una especialmente:sacamos a una chica de Pedrún. Le dije que qué frío haría en Pedrún y le pregunté si había nevado. Y me dijo: ‘Aquí en Pedrún, no, como no nieve entre las patas de alguna…’
Volver arriba
Newsletter