Publicidad
"Si tenemos que cerrar pues se cierra, pero que nos ayuden"

"Si tenemos que cerrar pues se cierra, pero que nos ayuden"

ACTUALIDAD IR

Daniel Martínez y Guillermo Gallardo en el interior del 'Legacy Social Club'. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Daniel Martínez y Guillermo Gallardo en el interior del 'Legacy Social Club'. | SAÚL ARÉN
Víctor S. Vélez | 05/08/2020 A A
Imprimir
"Si tenemos que cerrar pues se cierra, pero que nos ayuden"
Sociedad Guillermo, Daniel y Alejandro son tres jóvenes leoneses que pusieron en marcha el pub 'Legacy' en diciembre y que temen que el toque de queda trunque su proyecto
Pese a ser un día 13 no había motivos para temer a la mala suerte. Eran vísperas de Navidades, las calles de León lucían abarrotadas aquel fin de semana y Guillermo Gallardo, Daniel Martínez y Alejandro Vega inauguraban su pub, el 'Legacy Social Club' en el corazón del barrio Húmedo.

Exactamente tres meses después de aquel 13 de diciembre, en otro día 13, la ilusión de un proyecto que iba viento en popa se truncó para estos tres emprendedores leoneses. El coronavirus había irrumpido en el día a día de la ciudad y también lo hizo en sus noches.

Ahora, en este incierto mes de agosto, estos tres treintañeros emprendedores afrontan para lo que podría ser su segundo cierre en menos de medio año. Como muchos otros locales de copas, pero con la particularidad de que toda esta 'tormenta pandémica' les pilló con un proyecto recién nacido en el que habían realizado una "fuerte inversión". La llegada del 'Legacy' supuso una renovación total del emblemático 'Buddha' y entró con fuerza en el panorama del ocio nocturno de la ciudad. "Hicimos una inversión muy fuerte y apostamos por abrir. La verdad es que arrancó bien y la gente respondió. Luego tuvimos que cerrar y, evidentemente, lo entendimos. Después del confinamiento, se nos pidieron unas medidas de seguridad para las que tuvimos que hacer otra inversión para volver a abrir después de cinco meses sin facturar nada. Ahora, no entendemos esta nueva medida sin que haya ningún tipo de ayuda. Si tenemos que cerrar pues se cierra, pero que nos ayuden", expone Guillermo a este periódico.

Y es que la obligación de que todos los locales de ocio nocturno tengan que estar cerrados a las 2:00 horas, sin poder recibir clientes ni servir consumiciones desde media hora antes, supone un nuevo jarro de agua fría a sus planes. "Ha sido un golpe fuerte que llegara la pandemia justo nada más empezar. Y más el tener que volver a cerrar ahora sin saber cuándo vamos a poder volver a abrir en horario normal. Es insostenible", añade Daniel.

Una situación que, aseguran, tienen que afrontar sin ayudas. De hecho, para asumir las pérdidas de estos meses han tenido que "tirar de las pocas ganancias de cuando estuvimos abiertos". "El que pudo negociar con los caseros la renta, pues bien. Nosotros hemos tenido que estar asumiendo los gastos de alquiler, luz y demás durante meses y sin poder facturar", sostienen.

Ahora, ante esta situación y la medida decretada por la Junta de Castilla y León, el 'Legacy' se expone a un segundo cierre en menos de medio año. Después de pintar la fachada de blanco, instalar sofás y pantallas gigantes en el interior y dar todo un giro al 'Buddha', estos emprendedores tienen miedo de que bajar la trapa por segunda vez pueda ser la definitiva después de sus esfuerzos. "Si con suerte es solo un mes podremos aguantar, pero si se alarga más de la mitad de los locales de noche de León van a tener que cerrar", advierten los responsables de este local de la calle Platerías.

Un último intento


Por ello, Guillermo, Daniel y Alejandro intentarán seguir abiertos este fin de semana. "Probaremos porque cerrar del todo supone renunciar a cualquier tipo de ingreso, aunque sabemos que con este horario es totalmente inviable y la facturación será cero", explica Guillermo.

Una decisión a modo de prueba que se justifica en que ellos tres intentarán sacar adelante la noche, sin los cinco empleados que mantienen en el Erte. Así, los leoneses que quieran podrán pasarse por este pub desde el jueves y hasta el domingo, de 23:00 a 1:30 horas. Un horario de apertura que, aunque son conscientes que no ayuda a revertir la situación, no modificarán. "No adelantaremos los horarios porque con este tiempo la gente quiere estar antes en la terraza y no se van a meter en un bar a las siete de la tarde. A la 1:30 horas encenderemos las luces y apagaremos la música. Finalmente, vamos a probar este fin de semana y si vemos que no viene nadie será el último que abramos hasta que se solucione", comentan en el interior de su recién reformado local.

La clientela "se comporta"


Según indican estos emprendedores, la clientela que ha acudido al 'Legacy' durante la 'nueva normalidad' cumplía con las normativas de higiene y distanciamiento. "Los clientes se estaban comportando y se les avisábamos correctamente desde antes de entrar y en el local. Por lo general, la gente se porta y se toma algo en su sitio, igual que entiende si no puede entrar por temas de aforo", asegura Daniel.

Solo pudieron abrir completos los meses de enero y febrero, "los más flojos", pero no renuncian a sacar adelante su proyecto pese a tanto contratiempo. "Los meses fuertes de facturación son de marzo a septiembre y es cuando se saca una rentabilidad al negocio. Aunque se nos mine la ilusión cada vez más, queremos seguir tirando para adelante", concluyen estos jóvenes que llevan una década ganándose la vida en distintas facetas del ocio nocturno.

A pesar de nacer en el mismo mes, el 'Legacy' no quiere ser una víctima más del Covid-19. Por ello, Guillermo, Daniel y Alejandro volverán a abrir mañana las puertas de su pub en el Húmedo para seguir trabajando por encontrar la suerte que hasta ahora les ha faltado.
Volver arriba
Newsletter