Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Se venden Forsales

BLOGGINGIR

01/12/2018 A A
Imprimir
Se venden Forsales
El pasado jueves Juanma Ortega, grande en esto de la radiodifusión y espléndido conductor de las mañanas en Melodía FM, entre mención y mención de nuestra querida tila Alpina, nos dejó en un tweet una magnífica obviedad: ¿Cuándo dejaremos de decir ‘low cost’ para decir ‘barato’? Curiosamente esa misma reflexión surgió el pasado lunes durante el transcurso de una cena con el decano de la Facultad de Informática de la Pontificia (un gran tipo Alfonso) y el mítico Pepe Ramos.

Estamos creando un mundo tan absurdo que muchos de nuestros jóvenes y no tan jóvenes, no saben distinguir entre albóndiga o *almóndiga, pero con el mejor de los desparpajos te solicitan sin pudor alguno un briefing o piden participar en un brainstorming.

No conocemos a la perfección nuestro lenguaje, manejamos poquísimo vocabulario, utilizamos frases hechas y vagas de contenido, copiamos los vicios de los politólogos, pero si quieres dar la imagen de ser alguien que domina el medio, sobretodo en el campo de la publicidad y las finanzas, has de robar términos ingleses para quedar bien. Es tal la enfermedad de anglicismos, que el personal abusa tan descaradamente de la terminación ing, no solo añadiéndoselo a palabras castellanas sino que el atrevimiento es tal, que he oído palabras en latín a las que se le pega esa terminación. Evidentemente eso es porque no estudiaron latín y porque el ir de modernos no les hace ser más interesantes, les hace estar más tontos.

Cada vez que me encuentro al bueno de don Francisco, Abad de la Colegiata de San Isidoro, recordamos aquella columna que llevaba por título memento mori, y la necesidad de volver a los clásicos, pero mucho me temo querido amigo que eso no llegará fácilmente, porque implicaría abandonar la mediocridad que nos han establecido.

Llegar a un hotel para hacer un check in al entrar, estar cansado por el jet lag, ver un reality, hablar con un call center, tocar el display del teléfono, ser un influencer, irte de shopping, empieza a ser tan cotidiano que nuestros niños cuando tengan nuestra edad se sorprenderán al saber que hay palabras tan bonitas como fiambrera que quedaron en desuso en sustitución de tupperware, que suena mal y es feísima. O por el contrario, mantendrán la ignorancia como aquel buen tipo, que en los años del auge inmobiliario en la costa del sol, tras ver calles y calles con cientos de letreros me preguntó: ¿Oye qué son los forsales? No supe responderle porque no sabía a que se refería, hasta que miré yo también los letreros y leí ‘Se vende, For sale’.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle