Publicidad
Rosa Fierro: "Me he dejado llevar por la sugerencia de las imágenes"

Rosa Fierro: "Me he dejado llevar por la sugerencia de las imágenes"

CULTURAS IR

Rosa Fierro presentó el zodiaco de San Isidoro en el Camarote Madrid. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Rosa Fierro presentó el zodiaco de San Isidoro en el Camarote Madrid. | MAURICIO PEÑA
Joaquín Revuelta | 26/02/2020 A A
Imprimir
Rosa Fierro: "Me he dejado llevar por la sugerencia de las imágenes"
Arte La artista leonesa expone en el Camarote Madrid un conjunto de grabados sobre hierro que muestran los doce signos del zodiaco que pueden apreciarse tallados en piedra sobre el tímpano de la puerta del Cordero, entrada principal a la Basílica de San Isidoro
Sobre el tímpano de la puerta del Cordero, entrada principal a la Basílica de San Isidoro, se encuentran, entre otros grupos escultóricos, doce paneles tallados en piedra que representan los signos del zodiaco.

Símbolos de una iconografía riquísima y expresiva como es la románica, llena de significados y sugerencias, que la artista Rosa Fierro ha trasladado a un conjunto de grabados sobre hierro que este martes ha presentado en el Camarote Madrid y que se pueden contemplar durante las próximas dos semanas en el céntrico local hostelero de la calle Cervantes. «La verdad es que la talla está bastante desgastada, no se ve muy bien, y estos grabados tienen ya un tiempo. No recuerdo cómo pero me hice con un libro de Ricardo Puente sobre el zodiaco de San Isidoro donde hay unas buenas fotografías que permiten hacerse una idea de cómo son los doce paneles tallados en piedra. A mi marido y a mí nos gusta mucho el arte románico y en ese momento él había hecho el calendario basado en las pinturas del Panteón. Supongo que inspirados por el libro de Puente se nos ocurrió hacer estos grabados sobre el zodiaco de San Isidoro», comenta Fierro, a quien también le animó el hecho de trabajar con planchas de hierro. «Sobre esas fotografías del libro de Ricardo Puente convenientemente ampliadas se trataba de ver y también imaginar esas imágenes que yo trasladé al grabado con total libertad», sostiene la artista, que reconoce se dejó llevar por lo sugerente de las imágenes aplicando diferentes técnicas, como son grabado, aguafuerte y aguatinta sobre hierro. Mención aparte merece la gama cromática aplicada por Rosa Fierro en cada uno de estos doce paneles y que lógicamente no se da en las esculturas de piedra originales. «Se sabe que las esculturas tanto góticas como románicas están policromadas. De hecho los colores serían más vivos. En mi caso intenté hacer una interpretación de aquello y decidí atenerme a un par de colores sobre todo, como son el azul y el marrón».

Rosa Fierro quiere destacar que de los doce paneles que presenta en el Camarote Madrid tan solo en uno de ellos ha utilizado una sola plancha, mientras que en los once restantes son dos. «Luego es un material que te da mucha fuerza en la línea, a veces es muy potente, queda siempre un poquito manchado», sostiene la artista, cuya obra data de diez años atrás y tan solo fue presentada hace ya tiempo en La Vecilla. Recientemente Rosa Fierro expuso junto a su marido, Manuel Ángel García, en la Fundación Vela Zanetti, en concreto la muestra ‘Gabrados del taller’, que pudo visitarse del 29 de noviembre al 18 de diciembre de 2019 en La Casona del Corral de Villapérez. «Ahora mismo estamos también en una exposición colectiva en Portugal a través del Museo de Guarda donde estuvimos como hace tres años durante el verano realizando un simposio. En un pueblo de Portugal que se llama Golega hay una exposición colectiva de paisaje también en grabado», destaca la artista, que confiesa que su primera exposición individual fue de pintura al pastel, como hace siete u ocho años, en el Centro Cívico León Oeste del Crucero. «En colectivas he participado en varias, aunque esto va por temporadas. En 2018 tuvimos una de dibujo del natural también en la Fundación Vela Zanetti. Pero últimamente me he centrado más en el grabado», reconoce Fierro, a la que exponer en el Camarote Madrid le parece una buena manera de que su trabajo se haga más visible al público. «Cualquier sitio me parece bueno porque de lo que se trata es de que la gente lo vea. A veces vas a exposiciones en galerías y museos y hay muy poca gente. Yo no tengo ningún problema con esta práctica. Me parece tan buena como otra cualquiera con tal de que se de a conocer tu trabajo», concluye.
Volver arriba
Newsletter