Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Ritmo estomacal

Ritmo estomacal

OPINIóN IR

15/07/2019 A A
Imprimir
Ritmo estomacal
La canción del verano, ese gran episodio anual de la cultura española que ahora ya se adelanta prácticamente hasta el final del invierno y apenas comenzada la primavera ya empieza el bombardeo a golpe de tres por cuatro. La globalización, o lo que sea, también ha contribuido a este clásico de las vacaciones estivales y a los músicos nacionales más radiofónicos se suman las importaciones desde otros territorios. Ahí está el ‘Despacito’ como máximo exponente de este intercambio mundial.

Y en tiempos de fusión y de prolífica y genial mezcla artística todo se difumina. Lo último que he visto es a Los Morancos versionar con intención ecologista –espero– el ‘Con altura’ de Rosalia y J Balvin. Chirigotero como es uno, estos gags me encantan, aunque no llegue al nivel de ‘la Blasa’ de José Mota emulando a Beyoncé. Pero como ya he dejado escrito no hay versiones como las de Los Gandules, especialmente la trilogía que forman ‘Mañanas de petanca’, ‘Tardes de merienda’ y ‘Noches de bingo’. Uno de los temas habituales de estos músicos maños -como ya se aprecia desde los títulos- es la gastronomía en todas sus dimensiones. La comida siempre facilita la rima y el doble sentido, aunque el resultado no sea nada fino. Décadas atrás, el recurso ya lo había llevado a su máxima expresión uno de los reyes de la canción del verano, Georgie Dann. Ahora, a ritmo de reguetón, una de las canciones que más se escucha en los chiringuitos y radiofórmulas, junto con el fondo y el mensaje habitual del género, recurre a él impunemente. «Poquito pa’bajo / poquito pa’rriba / yo me como un gajo / pura vitamina», dicen.

Por ponerle el toque leonés a la que se puede convertir en canción de este verano, gran mérito, y porque me la hace mucho más apetecible si fuera «poquitín pa’bajo / poquitín pa’rriba / sopas de ajo / prieto y morcilla». Reconozco que tiene el ritmo veraniego, aunque quizás no sea lo más apetecible para una tórrida tarde de julio.
Volver arriba
Newsletter