Publicidad
Que no cerramos el debate

Que no cerramos el debate

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández y Mauricio Peña | 08/04/2020 A A
Imprimir
Que no cerramos el debate
A la contra La última página de LNC con la firma de Fulgencio Fernández, que pone la letra, y Mauricio Peña, que se encarga de la foto
Puestos a jugar a vasos medio llenos, que buena falta hace, esta Semana Santa en la que en vez de crucificar a Jesús de Nazaret lo íbamos a encerrar en casa y tirar la llave al pantano de Riaño tenía una ventaja que no parecía menor a la vista de los encendidos debates de cada año por estas fechas... y las anteriores.

¿Es la ciudad de los semanasanteros y gentes de procesión diaria?, ¿pueden tomar la calle para ellos «en un país aconfesional», que tanto se dice y tan poco se practica? Incluso hemos evitado las quejas anteriores de los poco partidarios en los últimos días que preceden a estas celebraciones con los ensayos de las bandas, trompeta aquí trompeta allá, tambor, tambor, redoble y vuelta a empezar ¿Qué hacemos con la broma anual de que con los años que llevan y no aprenden?

Pues no los hemos evitado. La Santa Madre ya ha superado en más de 20 siglos virus de todo tipo y siempre saca la cabeza. Un cura dice misa desde el balcón, otro celebra unas bodas de oro desde Brasil, un tercero con tintes incluso un poco frikis recorre solo las calles del pueblo celebrando el Vía Crucis, ora de pie, ora de rodillas, y cantando la canción más semanasantera: «Vio Jesús que a unas cuántas mujeres...».

¡Cómo para evitar el debate! Ya lo dijo el viejo comunista cuando le preguntaron si era ateo: «Lo soy... todo lo que se puede ser en España».

Pues anda que en León.
Volver arriba
Newsletter