Publicidad
Que dimita Simón

Que dimita Simón

OPINIóN IR

21/01/2021 A A
Imprimir
Que dimita Simón
Me planteo seriamente pedir la dimisión de Fernando Simón. Y lo hago solo por envidia, como se hacen las cosas serias, no vaya a ser que un día de verdad lo cesen y me quede entre los pocos que no han solicitado formalmente que lo despidan. Simón acumula más peticiones de destitución que demandas Federico Jiménez Losantos. A estas alturas de pandemia, que está crecidita, me molesta hasta su voz arcillosa y su despeinado. Me perturban sus jerséis desgastados de montañero en domingo, su amabilidad irritante de funcionario sobrado de tiempo y que se hacine con el resto de ciudadanos en el Metro. Me indigna que se contagiara y que hiciera cameos desde casa en las ruedas de prensa. No digamos que se cogiera vacaciones en verano y surfeara entre la primera y la segunda ola. Ni me mentéis las fotos de motero de cuero, la escalada con Jesús Calleja o que riñera porque «quizá lo hemos pasado demasiado bien en Navidad». Me alegro se incluya. Simón ha hecho estos meses lo que la mayoría de españoles, salvar el verano y la Navidad, pero resulta que él dirige el Centro de Alertas Sanitarias. Me cabrea menos que sus descartes sean profecías y sus predicciones estériles. Uno se está acostumbrando a todo, incluso a conocer gente sin sonrisa.

La dimisión de Fernando Simón la formalizaron los Colegios de Médicos por incompetente, los sindicatos de enfermería por machista, la Mesa del Turismo por ahuyentar viajeros y esta semana la hostelería de Valladolid por criminalizarles. Se lo deberían plantear los productores de almendras. La han pedido tertulianos, la oposición que lo tuvo en el mismo cargo cuando gobernaba y hasta Ramoncín. Me ha impactado esto de Ramoncín, que exija su cese porque «su tiempo ha terminado» y lo dice Ramocín y hay medios que lo publican. Asegura también el rey del pollo frito antes de KFC que «en los 80 no había más líder que yo». De eso presumirá Simón cuando por fin sea un recuerdo la pandemia. Pero antes, que dimita.
Volver arriba
Newsletter