Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

¿Qué darías por su ingenuidad?

¿Qué darías por su ingenuidad?

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 04/01/2019 A A
Imprimir
¿Qué darías por su ingenuidad?
Por una mirada, un mundo; / por una sonrisa, un cielo; / por un beso... yo no sé / qué te diera por un beso».

¿Y por su ingenuidad y su inocencia? Pregúntenle a Bécquer qué se podría dar por su inocencia y su impaciencia y sus sueños y los nervios de la noche en la que ven desde su ventana acercarse a los camellos...

Ya sé que todas estas cosas son tópicos de la Navidad. Pero hay tópicos, costumbres y ritos navideños que se pueden tirar a la papelera sin que pase absolutamente nada —al margen de las protestas de los grandes almacenes— pero hay otros que son impagables, sobre todo si has visto de cerca miradas como la de esta niña (que Mauri ha cortado porque ahora hay que tener cuidado con todo), si has leído ingenuas y sinceras cartas como la que ha escrito Cayetana, si has compartido los nervios previos para comprobar que todo está en su sitio: el caldero de agua para los camellos, tres vasos para los Magos, unos dulces por si tienen hambre... y a dormir, para despertarse mil veces ante cualquier ruido.

¿Has visto alguna vez a un niño abrir los regalos y asombrarse de qué los reyes supieran lo que querían?

Por esos momentos deberíamos dar un mundo para agradecerles la verdad de sus sueños, la sinceridad de sus nervios, la inocencia de sus cartas frente a tanto cinismo y falsedad que espera a que se vayan los Magos.
Volver arriba
Newsletter