Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Proyecto Hombre ve "mala fe" en las críticas de la Junta Vecinal de Villavieja sobre el albergue

Proyecto Hombre ve "mala fe" en las críticas de la Junta Vecinal de Villavieja sobre el albergue

EL BIERZO IR

Imagen de archivo del albergue de Villavieja. | C.S. (ICAL) Ampliar imagen Imagen de archivo del albergue de Villavieja. | C.S. (ICAL)
L.N.C. | 22/07/2019 A A
Imprimir
Proyecto Hombre ve "mala fe" en las críticas de la Junta Vecinal de Villavieja sobre el albergue
Sociedad La falta de calefacción y agua ha obligado a mantener cerrada la instalación, pero se ha acogido a los peregrinos y usuarios que lo han solicitado
El cierre del albergue de Villavieja, ubicado en el municipio berciano de Priaranza del Bierzo, responde a la falta de condiciones sanitarias y de acondicionamiento adecuadas para su puesta en marcha y no a problemas de gestión de la concesionaria, tal y como denunció la Junta Vecinal.

Así se asegura desde Proyecto Hombre, que reconocen sentirse “muy ofendidos” con las acusaciones vertidas desde el colectivo, en las que ven “mala fe” y que sospechan que obedece a un pulso político entre la propia Junta Vecinal y el Ayuntamiento, un juego en el que la asociación no quiere entrar.

En cualquier caso, sí aclaran que al asumir la gestión, se encontraron con unos problemas que hacían que la puesta en marcha de la infraestructura fuese imposible. “En el momento que Sanidad hiciese una inspección, no se iba a dar el visto bueno”, explican.

Aún así, el colectivo puso el espacio a disposición de todo aquel peregrino que lo necesitase, “sin cobrar nada, no podíamos ni debíamos hacerlo sin que el albergue reuniese las condiciones adecuadas”, evitando así que ningún posible usuario se quedase desamparado.

Por ello, en Proyecto Hombre aseguran que es “mentira” que la instalación no haya atendido a quien lo necesitase. “Había un teléfono de contacto en la puerta y cuando era necesario abrir el albergue en 10 minutos había una persona en la puerta”.

De hecho, el colectivo recuerda que incluso dispone del Libro de Firmas que atestigua el paso de peregrinos de un albergue que también recuerdan que es “turístico”. “Ni siquiera se han leído el contrato, son ganas de hacer daño”, lamentan, recordando también que ni siquiera es Proyecto Hombre la concesionaria del servicio, sino Fundación Proyecto Joven, y que la asociación cuenta con experiencia en la gestión de este tipo de instalaciones.
Volver arriba
Newsletter