Publicidad
Prisciliano García: "Olíamos a muerte"

Prisciliano García: "Olíamos a muerte"

LNC CULTURAS IR

El leonés Prisciliano García Gaitero con el número 38857 con el que le marcaron en Dachau según él mismo contó. Ampliar imagen El leonés Prisciliano García Gaitero con el número 38857 con el que le marcaron en Dachau según él mismo contó.
Fulgencio Fernández | 24/07/2015 A A
Imprimir
Prisciliano García: "Olíamos a muerte"
Historia y memoria Los testimonios de leoneses en los campos de exterminio nazi, narrados por el profesor José Luis Gavilanes Laso, protagonizan la última jornada del curso ‘Historia y memoria’
"Olíamos a muerte", "De humano sólo nos quedaba la apariencia. Antropofagia, canibalismo, fueron inevitables. Lo devorábamos todo al instante, tal que si de fieras se tratase... Comer, comer y comer era nuestra obsesión", "cuando pasaba por delante del horno crematorio, miraba hacia lo alto de la chimenea y pensaba que no tardaría en salir por ella convertido en humo. Y también contra eso algo en mí se rebelaba"... Son algunas de las frases de las memorias del leonés Prisciliano García Gaitero, que sobrevivió a tres campos de exterminio nazi y dejó contadas sus vivencias en un terrible relato, del que él mismo afirmaba:"Amigos lectores: aunque os parezca exagerado todo lo que vais a leer en este pequeño libro, es historia verdadera de una vida que discurrió durante cinco interminables años en los campos de exterminio nazis".

Testimonios como éste son los que protagonizan la última ponencia del curso ‘Historia y memoria’, dedicado a la II Guerra Mundial y que se ha celebrado en Cistierna. El autor de la ponencia es el profesor José Luis Gavilanes Laso, que fue quien editó, anotó y contextualizó este libro de memorias de García Gaitero.

Cuando pasaba por el horno crematorio miraba a la chimenea y pensaba en que no tardaría en salir por ella convertido en humo Gavilanes Laso recuerda que "de los aproximadamente siete mil españoles que ingresaron en Mauthausen, entre 1940 y 1944, tan sólo sobrevivió un 20%, por su especial longevidad, haber ingresado en edad infantil o haberse incorporado al final de la guerra como detenidos por su participación en la resistencia francesa. Pero un amplio porcentaje de los que salieron con vida pereció al poco tiempo por las secuelas dejadas tras duros años de  cautiverio, como fue el caso singular de Prisciliano García Gaitero".

De todos los testimonios  que conoce, que son muchos, hablará este viernes en la cita final de una nueva edición de este curso, dirigido por el profesor Javier Rodríguez.
Volver arriba
Newsletter