Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 24 de julio de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Postales desde el parque (III): Un regalo insuperable

Postales desde el parque (III): Un regalo insuperable

RETABLO DE FOTóGRAFOS IR

Ampliar imagen
Agustín Berrueta | 17/07/2018 A A
Imprimir
Postales desde el parque (III): Un regalo insuperable
Retablo de fotógrafos Las contraportadas de La Nueva Crónica en verano se convierten en un retablo de fotógrafos, en una mirada actual al mundo a través del objetivo
Había otro haciendo regalos antes que yo, pero se murió. El japonés Todiko Tidoi era un consumado maestro en el noble arte del envoltorio, un esmerado amanuense de bellísima caligrafía, poseía un gusto refinadísimo y, por si todo eso fuera poco, tenía el don de la oportunidad. Era insuperable... O casi.

Hace poco fue el cumpleaños de una querida amiga. Me consta que le han hecho todo tipo de regalos, a cual más espectacular: un piano que bajó del cielo colgado de un cable, un crucero en velero por el canal de Beagle, auroras boreales en los confines de Noruega, románticas cenas a la luz de la Luna en una terraza de grande belleza. Insuperables... O casi.

Yo me fui a Salamanca y le traje una ración de jeta de cerdo primorosamente envuelta en papel de estraza pringado con su propia grasa. En mi vida me ha costado tanto un regalo. No por el precio de la jeta, que está barata, no; no por hacer un viaje a Salamanca, que voy encantado siempre que puedo, no es eso; ni por la originalidad del regalo, que ella mismo lo había sugerido, tampoco... Sino porque, en el viaje de vuelta, tuve que aguantar estoicamente tres horas de autobús, justo en las horas centrales del día, oliendo la ración de jeta sin poder darle ni un lametón, ¡aún tengo pesadillas! ¿Hay quien supere eso? Como soy muy deportivo, le dedico una canción a su pareja por si le da ideas para el próximo regalo; total, el mío no lo va a superar...
Volver arriba
Newsletter