Publicidad
¿Por qué tiene tanto éxito el Bachillerato Internacional?

¿Por qué tiene tanto éxito el Bachillerato Internacional?

OPINIóN IR

13/01/2022 A A
Imprimir
¿Por qué tiene tanto éxito el Bachillerato Internacional?
Recuerdo mi visita a una fábrica de vidrio de soplado artesanal de Murano y durante la demostración el artesano cristalero creaba las formas de diversos objetos decorativos a partir de una burbuja de vidrio fundido a una temperatura de 1.200 grados centígrados, soplando por un tubo, y con la sola ayuda de pinzas de hierro y giros a gran velocidad. Verdaderas maravillas. La guía, que comentaba la jugada, nos confesaba que hoy el mayor peligro para estas obras de arte es la copia o el plagio, principalmente por parte de los chinos, que multiplican por mil las joyas que han costado una vida a estos artistas. Yo pienso que esto puede considerarse un delito contra la integridad académica.

En el mundo de la educación necesitamos un modelo. No creo que pueda ser considerado plagio el hecho de fijarnos en modelos educativos que están consiguiendo un éxito contrastado. El Programa del Diploma del Bachillerato Internacional está de moda, goza de gran éxito y compite en otra galaxia. Su recorrido histórico ha sido increíble, sorprendente e impresionante. Sólo hace cincuenta y cuatro años, en 1968 y en Ginebra (Suiza), un abogado belga, John Goormaghtigh, funda la Organización del Bachillerato Internacional (IBO) porque creía que este programa ayudaría a crear un mundo más tolerante y pacífico y conducir a la comprensión intercultural. En este medio siglo el mundo se ha llenado de ‘Colegios IB’. En los últimos años observamos un verdadero ‘sprint a codazos’ de los colegios para entrar. Los miembros de la Organización del Bachillerato Internacional no se podían imaginar que en sólo medio siglo su programa de calidad para estudiantes de entre 16 y 19 años llegaría a más de 5.400 centros en 158 países. En España ya contamos con 167 colegios españoles que imparten Bachillerato Internacional. De ellos 122 son privados y 45 públicos. Ya son muy pocos los centros de élite privados que no lo imparten y se pretende que en cada provincia haya, al menos, un centro público que ofrezca esa opción. En este momento hay 49 colegios que están en proceso de autorización para empezar en el curso (2022-23). El auge es impresionante. En mayo de 2021 se graduaban 3.827 alumnos en España frente a los 2.611 de 2016. Por comunidades autónomas, Madrid es la que tiene un mayor número de centros con Programa del Diploma, seguida de Cataluña y Andalucía. La mayoría de los colegios que ocupan los primeros puestos en los rankings de España son ‘colegios IB’. Y me atrevo a asegurar que los que aún no lo son ya están en el proceso para serlo. “Algo tendrá el agua cuando la bendicen”. El histórico ‘Ramiro de Maeztu’ de Madrid o el Colegio Montserrat de Barcelona están llenos de hijos de dirigentes políticos o empresarios que estudian el mismo Programa del Diploma del IB que la princesa Leonor en Gales. ¿Por qué tanto éxito? No creo que se deba solamente a la inseguridad y el caos en que se encuentra el sistema educativo español, aunque también ayuda. Más bien pensamos que se debe a tres razones: a su declaración de principios, a su metodología y a su garantía de solidez y unanimidad en todo el mundo.

En su declaración de principios el Bachillerato Internacional tiene como meta formar jóvenes solidarios, informados y ávidos de conocimiento, capaces de contribuir a crear un mundo mejor y más pacífico, en el marco del entendimiento mutuo y el respeto intercultural. En su metodología el IB se preocupa principalmente por los principios pedagógicos y las estrategias de enseñanza. Se trabaja de una forma más enfocada a lo que se encontrarán en la universidad. Aprenden a investigar en un clima de honestidad académica. El aula de las asignaturas de ciencias experimentales siempre será el laboratorio para realizar prácticas. Se cuida la expresión oral y escrita, correcta y eficaz, con presentaciones orales con audiencia, clases de escritura, redacción guiada, artes de la retórica y persuasión. Por último, el currículo del Programa del Diploma es completo, riguroso, equilibrado y, además, idéntico en todo el mundo. Los profesores tienen la obligación de realizar talleres de formación organizados por la propia Organización del Bachillerato Internacional y superar rigurosos controles de calidad. El IB está reconocido en todos los países y los alumnos IB tienen las puertas abiertas en las universidades más prestigiosas del mundo.

El Bachillerato Internacional recibe este apellido porque forma personas con «mentalidad internacional» que contribuyan a crear un mundo mejor y más pacífico y no porque necesariamente tenga que darse en inglés, como muchos creen. Es cierto que en la mayoría de los centros privados del mundo se imparte en inglés, pero en nuestros centros públicos se utiliza el español y suele hacerse paralelamente con el bachillerato nacional por lo que cada alumno termina el bachillerato con una doble calificación y puede elegir la que más le convenga, obviamente la más elevada. También se le ha colgado a este programa el sambenito de elitista. En nuestra opinión los colegios privados lo son económicamente debido a los elevados precios de matrícula y los centros públicos son elitistas académicamente porque al ser gratuitos tienen una gran demanda y sólo pueden entrar los académicamente muy buenos con una nota de corte alta.

Creo que, sin cometer ningún pecado de plagio o integridad académica, podríamos imitar y traer a nuestro sistema educativo algunas de las virtudes del modelo del Programa del Diploma del IB que está teniendo un éxito contrastado en todo el mundo. En el próximo artículo desglosaremos en qué consiste el Programa del Diploma del IB.
Volver arriba

Newsletter