Publicidad
Perrerías

Perrerías

OPINIóN IR

16/09/2021 A A
Imprimir
Perrerías
Esta mañana me enteré de que Bosé, una de las perritas del parque, destroza sofás igual de bien que mi perro. Tiene ladrido arenoso pero no sé si se ha vuelto negacionista. El otro día nos comunicaron que Febo tiene la tos de las perreras, que estará un tiempo sin bajar a jugar y eso nos exige estar pendientes de si el nuestro tose como un señor mayor en la esquina de una residencia. Todo me lo cuenta Whasapp, porque tengo que confesar que hace semanas nos incluyeron en el grupo ‘Perrerías’ del parque canino. En ese momento me pareció una tragedia tan grande como el día que decidieron crear un grupo del trabajo o cuando algún amigo me cuenta que si le apedrean las notificaciones es culpa del grupo de padres de la clase de su niña.

«Os voy a meter porque ahí se hablan cosas». dijo tan solemne susurrando misteriosa una de las promotoras de la comunidad que no nos atrevimos a negarnos (nos recorrió un escalofrío iniciático de secta apocalíptica o hermandad universitaria americana). Oye, que cosas se hablan, desde luego. Hay días que sabemos la consistencia de las heces del boder collie blanco y negro y otros retransmiten la queja de una vecina que llamó a la policía porque en un parque canino hay perros que ladran.

A mí esto de chatear sobre los perros como si estuvieran matriculados en primaria me recuerda a las hamburguesas y salchichas veganas que venden diciendo que te sabrán a carne. Pues entonces no te gusta la verdura. Así se describe el siglo XXI: el de las interminables frustraciones que llevan a ninguna parte. La gente busca problemas pequeños y obligaciones pequeñas y a mí me parece que es porque les aterra la vida de verdad, la que cornea y espanta. Donde uno puede fracasar y aun así aprender a seguir adelante. Empeñarse en que tu perro viva como tu hijo es no entender ni a tu perro ni a tu hijo, o quizás engañar a la paternidad con altas dosis de falta de coraje. Chorizo vegano. Por cierto dicen que mañana vuelve Febo al parque.
Volver arriba

Newsletter