Publicidad
Óscar M. Prieto lleva a su pueblo natal su mejor publicación

Óscar M. Prieto lleva a su pueblo natal su mejor publicación

LNC VERANO IR

El autor de Benavides de Órbigo, Óscar M. Prieto. | JESÚS F. SALVADORES Ampliar imagen El autor de Benavides de Órbigo, Óscar M. Prieto. | JESÚS F. SALVADORES
L.N.C. | 17/08/2022 A A
Imprimir
Óscar M. Prieto lleva a su pueblo natal su mejor publicación
Literatura El autor de Benavides de Órbigo que tiene su residencia en Madrid presenta este miércoles la novela 'Y por esto el príncipe no reinó'
El Auditorio Municipal Los Cirolines de la localidad de Benavides de Órbigo acoge este miércoles a las 20:00 horas la presentación de la última novela de Óscar M. Prieto ‘Y por esto el príncipe no reinó’ (Silex Ediciones), donde el autor natural de Benavides y residente en Madrid, estará acompañado por David Rubio, director de La Nueva Crónica.

Esta presentación se suma a las llevadas a cabo el pasado mes de mayo en la sala Región del Instituto Leonés de Cultura y recientemente en la Biblioteca Municipal de Astorga. De la última publicación de Óscar M. Prieto, escritores como Julio Llamazares destacan  que «el autor nos ofrece una reflexión sobre las pasiones y anhelos del hombre de hoy y de todos los tiempos, y lo hace con el pulso literario que le convierte en uno de los narradores españoles más interesantes de la hornada».

Por su parte, Gonzalo Ugidos destaca que «ningún manual de historia sobre los visigodos podría aportar tanta verdad como aporta la recreación que el autor hace de Leovigildo, Hermenegildo, Recaredo y Atanagildo. Es importante el esqueleto descarnado de los datos, pero solo iluminan con la carne y las venas por donde fluye la sangre de la imaginación».

El propio Óscar M. Prieto también considera ‘Y por esto el príncipe no reinó’ su mejor libro publicado hasta la fecha. «Lo afirmo porque lo creo así, con franqueza y humildad. Pero esta no es más que mi opinión. Cada lector tendrá la suya. Lo creo así porque me exigió escribirlo, me planteó retos que al superarlos me hicieron aprender, tenía la sensación de que después de unas cuantas partidas de principiante, por fin, conocía las reglas del juego, al menos las básicas, era como si ya tuviera el cribo para ir separando el grano de la paja. Casi por primera vez me he sentido escritor y no impostor. Disfruté escribiéndolo y también he disfrutado leyéndolo y esto último nunca me había sucedido», concluye.
Volver arriba
Newsletter