Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"Ordeño y hago saber"

"Ordeño y hago saber"

OPINIóN IR

20/01/2019 A A
Imprimir
"Ordeño y hago saber"
No hay nada mejor para la salud y las depresiones que encontrar por la calle a Nano el de Coladilla, El Cubano de Candás, que siempre te va a contar algo que no sea triste «ni falta que hace», como dice él.

– ¿Dónde vas Nano?

– A estudiar para Papa, que ahora ya no se mueren, ya tenemos dos.

– No quedan plazas.

– ¿Y de capador?

– Tampoco. Nos quedan de alcalde, que hay ahora elecciones.

– No me interesa. ¿No quedan para ser don Ricardo el médico?

– Tampoco.

– Pues vaya pena, con lo que lo quiere la gente. Y lo que creen en él que cuando se murió uno de Valle y al enterrarlo estaba vivo no le dejaron salir la de caja y lo enterraron: «¿A ver si no va a saber más don Ricardo, que dijo que estabas muerto».

– ¿Y porqué no quieres ser alcalde?

– Porque en casa ya tenemos un burro, lo compré cuando vine de Candás.

Y se extiende en las explicaciones de cuando un alcalde de los de antes se sentaba en el asiento, llamaba al secretario, y le dictaba. «Copia. Yo, el alcalde, ordeño y hago saber que...».

– Será ‘Ordeno’ señor alcalde, «ordeno y hago saber u ordeno y mando».

– Eso serás tú, cabrón, que vienes de la cama. Yo ya vengo de la cuadra, ya he ordeñado y por eso insisto: «Ordeño y saber... copia».

Las cosas de los alcaldes, que les pasan hasta en los pueblos grandes y si no mira el sucedido que sucedió en Mansilla, que lo es de las Mulas. El alcalde era algo piruleador, bueno muy piruleador, y para acelerar una conquista le puso un kiosco en la plaza a la asediada, lo que indignó a los otros, que en pleno Pleno le preguntaron sin rodeos: «Usted se ha hecho alcalde para ponerle un ‘quisque’ a su novia en la plaza».

– Usted no sabe lo que dice.

– Lo sabe todo el pueblo.

– Todo el pueblo sabe que se dice quiosco y no ‘quisque’, como ha dicho usted muy malamente.

– Uy, perdón, me ‘ociqué’.

Tenía que ser eso, se ‘ocicó’.
Volver arriba
Newsletter