Publicidad
Oficios de lo rural

Oficios de lo rural

OPINIóN IR

31/05/2021 A A
Imprimir
Oficios de lo rural
Me cuentan que la mayoría de los albañiles, electricistas, pintores, fontaneros y operarios de servicios relacionados con las reformas están que no dan abasto con la cantidad de trabajo que tienen. Salvo los chapuceros que uno no metería en casa ni aunque cobrara en vez de tener que pagar, y que ya se conocen en cada gremio, me dice un leonés de los que se han vuelto al pueblo esta temporada que no hay profesional que merezca la pena y que no tenga la agenda llena para unos cuantos meses.

Los que han vuelto al pueblo son, precisamente, los que tienen parte de la culpa de que por lo menos haya empresas que puedan decir que no están notando los efectos de la crisis. Una crisis que también tiene su parte de culpa por ser la manera más eficaz de demostrarle a la gente que se vive mejor encerrado en una casa rural con un jardín, una huerta y cuatro vecinos separados en las cuatro esquinas del pueblo que en Madrid. O en Valladolid o en León, porque no solo hay colmenas en la capital.

Esta fiebre por el mundo rural se traduce en que las casas de pueblo se han revalorizado notablemente y vemos con otros ojos la vivienda familiar de los abuelos o miramos con cierta codicia al compañero de trabajo que se compró una casa en la Sierra de Madrid, si llega el presupuesto, o si no en León o en la provincia de Zamora o en cualquier otro punto de esto que hemos denominado España vacía o España olvidada porque generaciones atrás consideraron que era mejor marcharse de aquí.

Generaciones atrás también consideraron que era mejor mandar a los hijos a la universidad a estudiar una carrera –aunque fueran nefastos para los libros– que aprender el oficio del padre, el abuelo o el vecino y ser un experto en colocar ladrillos o azulejos, especialista en instalaciones de fontanería o un auténtico profesional en asuntos de electricidad, siguiendo en el pueblo con una empresa a la que, siendo un poco formal, no le va a faltar negocio. Sobre todo con tantas reformas que se avecinan en los pueblos con los nuevos repobladores. Tal vez ahora, enfermedades y restricciones de por medio, nos demos cuenta de la importancia de los oficios de lo rural.
Volver arriba
Newsletter