Publicidad
Oferta

Oferta

OPINIóN IR

12/07/2020 A A
Imprimir
Oferta
Leo un titular en un diario local: ‘Renfe oferta 220.000 plazas de AVE y Larga Distancia con descuentos de hasta el 50% para viajar en verano’. Leo otro titular en una página web: ‘CCOO denuncia que Transportes y Renfe no activan los trenes sujetos a obligación de servicio público anteriores al Covid-19’. Leo un último titular, en este caso del considerado primer periódico de Castilla y León: ‘La Plataforma en defensa del ferrocarril espera que vuelvan todas las conexiones por tren’.

Podría parecer que este desencuentro informativo entre ofertas y realidades es cosa reciente, que lo es sin duda, pero en su origen no están ni la enfermedad ni las contingencias del momento. Todo había empezado un día lejano en que la empresa ferroviaria o sus hacedores de imagen decidieron que aquella vetusta división en clases de los billetes y de los vagones de viajeros no era moderna. Durante décadas hubo en nuestros trenes 1ª clase, 2ª clase e incluso 3ª clase, demasiadas clases y demasiada desigualdad aparente para un mercado y un país donde empezaba a extenderse, en verdad o en ficción, la clase media. Para solucionar aquella evidente ofensa jerárquica se acudió al modelo de la aviación, tan pernicioso en general, se eliminaron los ordinales y se sustituyeron por una escala con resonancia mucho más positiva: clase turista y clase preferente. Ese fue el principio del fin en lo que se refiere a la naturaleza pública del ferrocarril.

Desde esa perspectiva y desde aquel día el tren sirve fundamentalmente a quienes tienen posibles, preferentes, y a quienes viajan por eso del ocio, turistas. El resto anda sobrando. Y eso es precisamente lo que ponen de relieve los titulares del principio y su manifiesta disonancia. Con toda seguridad eso explica también la política ferroviaria de nuestros gobiernos a lo largo de las últimas cuatro décadas, que ahora nos ofrece en forma de oferta veraniega una nueva vuelta de tuerca sobre el mismo eje. No es algo circunstancial, es premeditado y doloso.

Volver arriba
Newsletter