Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
O rebeldes o sumisos

O rebeldes o sumisos

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 15/05/2019 A A
Imprimir
O rebeldes o sumisos
Se puede, se debe, ser rebelde en cualquier lugar, por cualquier motivo, en todas las profesiones u oficios y en todas las causas. Los rebeldes siempre lo son con causa.

Porque lo contrario de rebelde es sumiso.

Y no se puede, no se debe, ser sumiso en ningún lugar, bajo ningún motivo, en ninguna profesión u oficio o atendiendo a ninguna causa. Porque el sumiso sólo obedece y acata, no atiende a razones y, dice el sabio Martino, «es obligatorio echar a moler el molino de la razón aunque es probable que te acabe moliendo a ti».

Por la misma razón que la realidad, tan obstinada como cruel, acabó moliendo y desarmando a tantos rebeldes con causa; acabó desterrándoles pese a reconocerles la dignidad de sus batallas... pero siempre hay un pero, siempre encuentran un bien superior en aras del cual guillotinar a la rebeldía, por falaz que sea el bien superior, que tantas veces es la comodidad, la cobardía, el dinero, el presunto bienestar, el orden...

Y una vez instalados en el «bien superior» no nos queda más remedio que denostar la rebeldía, que mirar al biés a los rebeldes; que sermonearles con que son jóvenes... que ya vendrá la vida. Y hasta inventarán sentencias: «Quien a los 20 años no sea revolucionario no tiene corazón, y quien a los 40 lo siga siendo, no tiene cabeza». Ya solo falta el remate, se lo adjudicas a Winston Churchill y a ver quién es el guapo que se atreve a llevarte la contraria.

Pues la niña de la foto, aún no contaminada, que cree en las causas nobles y las defiende, por encima de quienes argumenten que «una princesa» como ella no está para rebeldías. Eso lo dirás tú.
Volver arriba
Newsletter