Publicidad
"Nos quieren llevar el agua para Valladolid y Palencia. Primero tenemos que regar en León"

"Nos quieren llevar el agua para Valladolid y Palencia. Primero tenemos que regar en León"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
T.G. | 20/01/2022 A A
Imprimir
"Nos quieren llevar el agua para Valladolid y Palencia. Primero tenemos que regar en León"
Campo El ministro Luis Planas visitó este jueves las obras de regadíos en el Páramo Bajo, donde los agricultores aprovecharon para pedirle infraestructuras que garanticen su futuro
No todos los días se deja caer por una comunidad de regantes un ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación y este jueves lo hizo Luis Planas en el Páramo Bajo. Había que aprovechar su visita para agradecerle el impulso que se ha dado desde el Gobierno central para haber llegado a la completa modernización de esta Comunidad de Regantes, con unas 24.250 hectáreas, y también para destacar que es "un ministro que sabe escuchar y estar al pie de los agricultores". Pero después de las alabanzas, Herminio Medina, presidente del Sindicato de Riego de la Comunidad General de Regantes del Páramo Bajos, no quiso perder la ocasión de pedir más infraestructuras de almacenamiento de agua que garanticen el regadío de todas las hectáreas que a día de hoy se están modernizando.

"Se ha hecho una modernización y ahora hay que trabajar fuerte para tener más agua", aseguró Herminio Medina bajo la atenta escucha de Luis Planas mientras de fondo las máquinas trabajaban en las obras de una balsa de riego en terrenos de Azares del Páramo, en el municipio de Valdefuentes, que pertenece al sector VII del Canal del Páramo Bajo y con el que culminarán la modernización del regadío en la zona. Los regantes de la comarca paramesa le pidieron a Planas que desde el Gobierno agilicen los trámites para ejecutar las obras, ahora paralizadas, de proyectos como las balsas del Órbigo o los embalses de Las Cuezas de la cuenca del río Carrión. Medina recordó al ministro del campo que los agricultores ahorran el agua que pueden para garantizar el suministro cuando escasea y defendió que los campos de la provincia tienen que tener prioridad sobre el resto. "Este pantano de Riaño se va quedando corto. La vaca lechera ya no da. Nos quieren llevar el agua para Valladolid y Palencia. Primero tenemos que regar León", manifestó antes de recordar que la comunidad que preside "está hipotecada con el banco para muchísimos años, con créditos por más de 60 millones" por las obras acometidas.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, recogió el guante lanzado por los regantes parameses asegurando que hará llegar sus peticiones al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que es el encargado de esos proyectos. Lo que sí garantizó es que el Gobierno tiene la voluntad de hacer «todo aquello que esté en nuestra mano para mejorar el regadío y la rentabilidad de las explotaciones agrarias. Si no lo conseguimos, tenemos un problema de futuro». Precisamente de cara a ese futuro, Luis Planas abogó por la digitalización y las energías renovables como herramientas para mejorar la rentabilidad de las explotaciones agrarias buscando al mismo tiempo un uso eficiente de agua, como recurso cada vez más escaso. Para esto último es esencial avanzar en la modernización del regadío como lo han hecho en el Páramo Bajo y por eso Planas recordó que Castilla y León acapara el 26,7% de las actuaciones en materia de regadío que se llevan a cabo en España -con 17 actuaciones en curso por importe de casi 250 millones-. El ministro avanzó que la comunidad recibirá 83 millones para "tres grandes proyectos" relacionados con esta materia procedentes del Fondo de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

"El regadío es absolutamente necesario para un sector agroalimentario tan competitivo y tan potente como el que tiene España", aseguró Luis Planas, que destacó el potencial de este sector con ejemplos como que es el cuarto exportador agroalimentario de la Unión Europea y el octavo del mundo. Planas ensalzó los beneficios del regadío también en cuanto a que contribuye a un "medio rural vivo". "En términos de productividad, multiplica por seis el secano, por cuatro la renta y por tres el empleo con respecto a una zona similar de secano", señaló.

Pero para que todo esto sea posible, es necesaria la rentabilidad que pasa por lograr una reducción de los costes para el agricultor como es el caso de los relacionados con la energía, cuyo encarecimiento ha llevado a los agricultores a pedir fórmulas como una doble tarifa, que no se ha podido poner en marcha por dificultades que también atañen al ámbito europeo.

"La vía del medio y largo plazo pasa necesariamente por las energías renovables. En buena parte del regadío en las propias balsas se dispone de placas fotovoltaicas y elementos que contribuyan a disminuir el coste energético", afirmó antes de señalar que "no hay una solución mágica, la solución realmente es conseguir la eficiencia energética a través de las energías renovables y eso significa mayor inversión, pero aprovechando los fondos que tenemos ahora tenemos que hacerlo, particularmente con cargo a los fondos de recuperación".

Ley de la Cadena Alimentaria


El ministro Luis Planas también visitó este jueves la planta de Acor en Olmedo (Valladolid) donde también aseguró que la Ley de la Cadena Alimentaria supondrá un cambio de cultura en la transacciones comerciales del sector primario y recalcó que asegurar que los precios que reciben los agricultores tengan que superar los costes de producción, no solo es una reivindicación histórica de las organizaciones agrarias, sino algo necesario para asegurar la rentabilidad de las explotaciones.
Volver arriba
Newsletter