Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

No soy hijo de Julio Iglesias

No soy hijo de Julio Iglesias

OPINIóN IR

14/07/2019 A A
Imprimir
No soy hijo de Julio Iglesias
Ya sé que es muy duro renunciar a la posibilidad de ser hijo de Julio Iglesias, si lo llego a saber iba a ir cantando «Guendoline»de camino para el río Calixto por los cojones. Anda que le den, pero cuando el mercado laboral se pone complicado siempre salía Farraperas con una esperanza: «Tu te pareces algo a Julio Iglesias».

- ¿Seguro?

- Cuando vamos con las ovejas y no se distingue si berran ellas o tú siempre me da por pensar que bien podrías ser hijo de Julio Iglesias, que en los años duros del paro era una de las salidas con mejores tasas de empleo.

Es más, las Mujeres del Grupo de Filósofas de lo Rural en Bata Guateada al Salir al Panadero nos plantearon una moción de censura a los Filósofos de lo Rural Sin Obra Publicada por haberle mandado al Tío Quinto del Juzgado de Paz del Pueblo quince solicitudes de paternidad de Iglesias, lo que ponía a muchas de ellas en un brete.

El caso es que no admitió ninguna;ni siquiera la de El Tumbao, que iba muy argumentada pues le explicábamos a Tío Quinto que tenía un coche amarillo, un R 8 TS, que es un coche que pita, que cuando iba de viaje carretera alante, nada más que veía un local de luces coloradas con señoritas que fuman por más que Tumbi tirara del volante para enderechar él cabrón del TStenía querencia a neones e, hicieras lo que hicieras, siempre se averaba para aquellos mostradores de luces coloradas que vivían en una permanente ola de calor porque en ropa gastaban menos que Belén Esteban en diccionarios.

Al suco, que ya me esnorté, que dado que este yacimiento de empleo que habíamos llamado ‘La vida sigue igual’ no da más que grisú, hemos decidido dar el salto a la política, a la alta política diría yo, y hemos mandado al tractor de Miguelín el de Genicera hasta los sures de la provincia cargado de solicitudes de ingreso en el partido de los Paisano que apadrina Teresa del Sur y Fumada (Ahumada en lleunés), que nos han dicho que no ser hijos de Julio Iglesias incluso cuenta a nuestro favor, con tal de que sepamos jurar.
Volver arriba
Newsletter