Publicidad
"No nos joder, que esto no se nos hace"

"No nos joder, que esto no se nos hace"

DEPORTES IR

Zubiaurre, en la mala salida que acabó costándole el gol a la Cultural. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Zubiaurre, en la mala salida que acabó costándole el gol a la Cultural. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 07/01/2021 A A
Imprimir
"No nos joder, que esto no se nos hace"
Fútbol / Copa del Rey Contracrónica / La Cultural dio todos los pasos para repetir una de sus históricas y recientes ‘tardes de copas’ pero llegó la lesión de quien estaba llamado a ser el héroe, el portero Diarrá
Somos muchos los que crecimos robando patatas para asarlas debajo del puente y cuando el paisano del patatal te pillaba por banda, te cogía por la oreja y mientras apretaba recitaba siempre el mismo estribillo: «No me joder que a mí esto no se me hace... las patatas hacen falta para comer en casa y si están malas o sobran las come el gocho, que las convierte en jamón... pero vosotros».

Fue lo primero que se me vino a la mente cuando Darwin Machís nos sacó el billete de regreso de los sueños a pocos minutos del final de la prórroga. «No me joder, esto no se nos hace». Que nos vaya a eliminar un rapaz venezolano que se hizo futbolista jugando en el Mineros ¿No habíamos quedado en que la Transición Justa nos daría muchas alegrías?

Darwin, que le dicen Machís, ya es uno de esos que se habían quedado sentados para ver cómo sus compañeros salvaban el trámite de un Segunda B y cuando aquello de trámite tenía poco Diego Martínez no quiso que hicieran juegos de palabras con su segundo apellido (Penas) y mirando para el chaval del Mineros le dijo: «Calienta». Bueno, también a Yangel, a Luis Suárez II... que ya tienen nombre de futbolistas caros.

Y fue Darwin, que le dicen Machís, el que destrozó los planes. Hombre, eso no se nos hace. Lo teníamos todo preparado para volver a salir en los telediarios, «sorpresa en la Puentecilla» a orillas del Bernesga y hasta se hablaría del Viejo Reino.

A los tres minutos ya les explicó Rovirola que, por si lo habían pensado, aquí de vacaciones no se viene Primero metimos un gol para que supieran urbi et orbe que cojos no somos, sacamos a los reservas para que vean que a chulos tampoco nos ganan y, para repetir experimento, hicimos debutar a un portero, como el año pasado. Si el de entonces era francés y lo habíamos bajado de una App, éste es de Bamako (Mali) y lo hemos criado a los pechos del fútbol leonés. En el Júpiter (eso es un nombre), en el Astorga, cedido otro año y regreso para volver a tomar por asalto los telediarios...

Iba todo como se planeó. Samu nada pudo hacer en el gol de Jorge Molina — «a perro viejo no hay cus cus»— pero después aquello ya llevaba todas las hechuras de tarde de gloria.. y se nos lesiona casi en la última jugada del partido el que teníamos preparado para hacer historia. No me aparto —que es como dicen en los pueblos que no te llevo la contraria— que el titular es Zubiaurre pero el que iba a dinamitar las puertas de la razón era el de Bamako.

Diréis que me estoy montando una película y saco motivos para la esperanza de debajo de las piedras. Bueno ¿A ver si lo del año pasado no pasó? Que estaba allí. E, iten más (que dicen los estudiados) deberían los de Granada pensar que tienen una deuda histórica con León —otros más a la lista— si piensan seriamente que les mandamos para allá a nuestras dos mayores glorias, ya que en el equipo nazarí jugaron nuestro César ‘El Divino Calvo’ o, sin más rodeos, el dios del fútbol leonés; y Toño de la Cruz, un currante de aquellos laterales que se hicieron un hueco en la historia del fútbol a pico y pala, como si también vinieran del Mineros. Y, aún más, ¿no hemos traído de Granada a un canónigo con pendientes para que sea organista de la mejor Catedral? Más no nos podían pedir para propiciar otra tarde de gloria.

Molina, que acaba de batir el récord del gol ‘más viejo’ en Europa, nos recordó que «a perro viejo no hay cus cús» Hasta les recibimos con frío y horizontes blancos recordando a aquellos leoneses que hicieron fortuna en Granada creando ‘La hermandad de la nieve’, una gente que bajaba hielo y nieve de la sierra para conservar los pescados de las plazas.

Todo empezó como si fuera un guión de Luis Mateo Diez, nuestro García Márquez de Villablino, y cuando todavía nos estábamos quejando de que no jugaran con esa equipación rojiblanca tan suya resulta que tuya, mía... Rovirola y gol. Y no iban ni tres minutos.

La grada reacciona: «Otra como la del Atlético». Casi no se notaba el frío que hacía, tampoco que no podías pedir calor humano pues hay que estar a tres asientos de cualquier foco de calor humano, aquello hacía de estufa aunque a los pocos minutos tuya, mía, Robert Kennedy ... gol, pero de Jorge Molina.

A perro viejo no hay cus cus.

Molina no quiere saber nada del Divino Calvo, de Toño de la Cruz, ni del canónigo con pendiente que toca el órgano. No es casualidad que haya nacido en Alcoy y ya se sabe lo del dicho de la moral, los alcoyanos... pues él a lo suyo... no en vano hace unos días batió en la Europa League un récord que estaba en manos de otra leyenda: el gran Férenc Puskás, Cañoncito Pum. El legendario húngaro había marcado un gol en competición europea con 38 años y 173 días; pues el delantero del Granada lo marcó en el Philips Stadion con 38 años y 183 días. Da pena por la Cultu... pero qué grande es el paisano.

En estas gestas siempre aparece un portero ‘anónimo’, era Diarrá y se lesionó en el minuto 90  Volvemos al prao. La verdad es que si no fuera porque los de la radio lo dicen cada poco nadie se enteraría, por el juego, de que el Granada es de Primera y la Cultu de Tercera, con el nombre que os dé la gana, ¿porqué no le llaman Primera C y nos venimos todavía más arriba?

Pues en esas estábamos. Calar el gorro, aplaudir para calentar las manos de paso, comentar algo Ciampicheti, que tiene nombre para ser comentado, y pasaba el tiempo amasando el sueño de que Samu Diarra acabará en los telediarios. Ya se iba a acabar y Pipo se acordó de que vino cedido por el Alcorcón y quiso dar su propio alcorconazo. Se marcó una tipo Jorge Molina... y apareció el portero Aarón, que fue el mejor de ellos si sirve de consuelo...

Y se lesionó Diarrá, que no apareció a la prórroga.

No nos joder. Esto no se nos hace.
Volver arriba
Newsletter