Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

No morirme nunca más

No morirme nunca más

OPINIóN IR

29/12/2017 A A
Imprimir
No morirme nunca más
La alegría también se aprende, como el golf o el esquí. O al menos eso cuentan en una asignatura que imparten en la Universidad de Harvard. Lo leí en un reportaje de El País, y aseguraban que ser feliz es cuestión de seis claves: perdonarse los fracasos, ser agradecido, hacer deporte, concentrarse en lo importante, meditar y practicar la resiliencia (aquello de salir fortalecido de las situaciones adversas).

Ahora que llegan los grandes propósitos para el año que viene, veo que lo mío en 2018 va a ir por ahí, con esas claves u otras parecidas, porque cada vez me interesan más la alegría de vivir y el ser feliz.

De estos doce meses me quedo con las risas, las satisfacciones, los ratos con amigos, la salud de los míos y las pequeñas escapadas viajeras. Fui a Asturias menos de lo que me gustaría, todo lo que pude a Madrid, volví a Las Palmas y descubrí Guatemala, que me fascinó. Hasta viví mi primer ciclón (asustada pero en buena compañía), que nos obligó a pasar una noche en la escala de Costa Rica, así que más risas.

Lloré mucho pero aprendí a asumir que donde no te quieren ni te respetan, jamás lo van a hacer, y que hay que huir de los tontos como de los asesinos.

Cuido y mimo a mis amores de siempre y apuesto fuerte por querer mucho y quedarme a la vera del puñadín de gente maravillosa que ha ido llegando a mi vida. Me sobran motivos para ser feliz, y en ello estoy. En plan Gloria Fuertes: «Aunque estoy entrenada / y siempre resucito / he decidido no morirme / nunca más».
Volver arriba
Newsletter