Publicidad
"No me agredió pero no se separaba de la escopeta ni un segundo"

"No me agredió pero no se separaba de la escopeta ni un segundo"

ACTUALIDAD IR

Itziar Rodríguez ya está en España. En la imagen, en un corro de lucha. | BARREÑADA Ampliar imagen Itziar Rodríguez ya está en España. En la imagen, en un corro de lucha. | BARREÑADA
Fulgencio Fernández | 05/11/2019 A A
Imprimir
"No me agredió pero no se separaba de la escopeta ni un segundo"
Sociedad Itziar Rodríguez, la joven leonesa secuestrada en México ya está en España, camino de León y esperando que "todo se quede en una anécdota"
“Veo que se insiste mucho en que se investiga si he sufrido alguna agresión sexual por parte de mi secuestrador; ya se lo digo yo, no he sufrido ningún tipo de agresión más allá del miedo que te produce estar secuestrada por un tipo muy excitado, que no se separa ni un segundo de su escopeta y que te repite que te puede matar, que eso en México no es nada extraordinario”.

Así acaba la joven leonesa Itziar Rodríguez con las especulaciones sobre qué le ocurrió en las cerca de cuatro horas que permaneció secuestrada en Cancún. “Abordaron el transporte en el que íbamos siete u ocho personas a las 8 de la mañana; a Juan, mi novio, le golpearon en la cara, yo creo que para que hubiera sangre y nos asustáramos, y después este individuo me llevó a mí. Cuando logré la libertad serían las once y media pasadas, no llegó a las cuatro horas el secuestro, pero muy intensas, uf”.

Y la leonesa matiza otro aspecto: “No me liberó nadie. Es cierto que se desplegaron muchas fuerzas para buscarme, pero a quien le debo la vida es al taxista que cuando mi secuestrador se apeó para un nuevo atraco me preguntó: ¿Yo corro peligro? Y le dije que el mismo que yo, que lo mejor que podía hacer era acelerar y huir. Así lo hizo, fue el final”.

Celebra Itziar que aquel taxista “no fuera corrupto y se la jugara". "Me llevó a lugares que el taxista conocía y ya pudimos ponernos avisar de que estaba libre”.

Parece extraño que su secuestrador dejara a la leonesa quedarse en el taxi con el conductor, pero explica Itziar que “era el final de un largo calvario en el que a él se le veía cada vez más cansado a inseguro, por lo que yo decidí ir ganándome su confianza, mostrarme casi colaboradora; hasta el punto de que él ya me presentaba como su pareja y yo, por más gestos que hacía cuando podía, no logré que nadie me entendiera. O nadie me quiso entender”.

Fueron cuatro horas muy intensas en las que seguramente le salvó la vida la tranquilidad que mostró esta licenciada en Derecho, natural de Lario, que en la actualidad prepara oposiciones a Judicatura, por lo que cuando llamas a su teléfono tiene un mensaje que dice “seguramente estaré estudiando”. Decidió tomarse un merecido descanso y casi acaba en una terrible pesadilla. “La verdad es que hubo momentos en los que me temí lo peor. De un lado porque mi secuestrador estaba excesivamente excitado, no se separaba de la escopeta y me decía frases en las que me venía a repetir que en México matar a alguien no era nada extraordinario”. El miedo se hizo más patente cuando se desviaron de las carreteras principales para llevarla a “poblados pobres, como en la selva, en los que él se encontraba más en su ambiente; por lo que tomé la decisión de mostrarme colaboradora para que no se pusiera aún más nervioso”. Le acompañó en los distintos cambios de transporte que hicieron, el último el taxi salvador, estuvo a su lado en atracos “y es cierto que le acompañé, incluso tomando una cerveza, como se ha escrito en periódicos de México. Buscaba ganarme su confianza y tranquilizarlo, le decía que regresáramos a las carreteras principales y yo le ayudaría, que cada uno seguiríamos nuestro camino; logré tranquilizarlo por eso cuando se apeó del taxi para otro atraco le dije que si iba con él y ya me dijo que no, que quedara con el taxista. Fue el final feliz”.

Ahora Itziar, camino de León, sólo espera que “todo se quede en una anécdota. Ya estoy en España, tranquila, con Juan y a miles de kilómetros de este personaje que espero que sea juzgado y cumpla su castigo”.

- ¿Y si cuando seas juez lo tienes delante?

- Primero hay que aprobar las oposiciones y después no creo que se de la circunstancia, que él salga de México…

Curiosamente Itziar quiere llegar a León “para que me miren estas picaduras con las que me abrasaron los bichos cuando me llevó a los poblados de la selva, porque además soy alérgica y lo estoy pasando mal”.

Nada comparado con lo ya pasado, seguro.
Volver arriba
Newsletter