Publicidad
No hay derecho, por Fernando Ónega

No hay derecho, por Fernando Ónega

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Fernando Ónega | 20/02/2021 A A
Imprimir
No hay derecho, por Fernando Ónega
Opinión Arranca una nueva temporada del suplemento LNC Cofrade lo hace con una firma invitada muy especial, el periodista e hijo adoptivo de León Fernando Ónega
Si yo fuese algo más que hijo adoptivo de la provincia de León, es decir, si fuese hijo y vecino de la ciudad de León, haría todas las noches La Ronda con una pancarta que le dijera al mundo: «No hay derecho». No hay derecho, por supuesto, a que un bicho de origen desconocido esté matando a tanta gente. Pero no hay derecho a que el miedo deje a la ciudad de León sin la celebración de su Semana Santa. Lo hizo el año pasado, nos costó entenderlo, pero lo disculpamos: pensamos que era algo excepcional que nunca volvería a ocurrir. Lo hace este año y por eso preparo mi inútil pancarta para gritarle al mundo, a los gobiernos y a la ciencia que no hay derecho.

Me dirán que es una norma general, que se suprime la Semana Santa en todos los pueblos y ciudades, como se suspenden los Sanfermines y las fiestas populares. Y yo insistiré en que a mis hermanos y hermanas de León no se les puede hacer eso; que no es justificable tirar por la borda el trabajo de miles de cofrades; que es injusto cortar en seco la ilusión de los papones y los braceros y los atajadores y los seises y los abades y los papones de acera que íbamos a llegar de todo el país; que clama al cielo que la fe de una ciudad que lleva siglos haciendo de su Semana Santa las jornadas más sentidas y participadas del año se vea interrumpida por un suceso que parece un castigo; que no se puede impedir que el pueblo vea y sienta por sus calles los tronos y los pasos y las grandiosas figuras de los genios de la escultura imaginera que han dado los siglos.

Y les diré que, por muchas que sean las restricciones y grandes que sean los miedos, a la ciudadanía leonesa le podrán impedir que se reúna y se amontone en las calles, pero no le podrán impedir que haga su Semana Santa en la intimidad. Porque es su patrimonio. Porque es su tradición más querida. Porque ha ganado títulos como el de Interés Turístico Internacional. Porque es su orgullo. Porque es, sencillamente, pero grandemente, ‘su’ Semana Santa; la Semana Santa de León.
Volver arriba
Newsletter