Publicidad
No era verdad

No era verdad

OPINIóN IR

30/08/2021 A A
Imprimir
No era verdad
Cada vez que el emigrante regresa a su tierra leonesa y recorre los pequeños pueblos de su ribera, se da de bruces con una realidad que le encoge el alma y le hace dudar incluso de sus recuerdos. ¿Cómo es posible, se pregunta, que esto que veo fuera aquello que viví?

Son varias las razones para, haciendo una excepción, proponer a los lectores la degustación de un poema, en sustitución del habitual comentario semanal. La primera de ellas, ofrecer recuerdo y homenaje póstumo al gran poeta y amigo Toño Morala. Las demás, pueden resumirse en la celebración de que nuestra tierra leonesa sea un vivero de muchos y grandes poetas y narradores. Pero también ha tenido mucho que ver la sorpresa de que casi 100 lectores hayan expresado su aprobación en Facebook, donde fue colgado este inédito, cosa nada habitual en estos tiempos.

Vaya, pues, este poema, en el que se refleja una impresión habitual en estas fechas veraniegas en las que muchos leoneses regresamos a nuestros pueblos y a nuestras casas y afloran los más variados sentimientos. Forma parte del libro en construcción, y por lo tanto inédito ‘Los abedules blancos’ en el que el octogenario escritor, paisano del Esla, trata de ‘arramblar’ con los ya escasos rayos de luz que le van llegando desde un pasado rural como le gusta decir, en privado, a nuestro paisano Luis Mateo: «Todos tenemos un pasado de nieve».

41- NO ERA VERDAD / No era verdad que las oscuras golondrinas / volverían otra vez en primavera, / al menos en aquella casa familiar /en la que colgaban aún sus viejos nidos del alero. / Cuando los padres murieron y el silencio que instaló / el invierno, se hizo dueño del lugar, / ni las rosas florecieron, ni llegó la primavera. / Pero los hijos, dispersos por el mundo,/ sí volvieron;/ aunque no supieran nunca más cómo llenar aquel vacío / de las golondrinas, y se echaran a llorar como mendigos / sentados a la puerta. /Que todo lo curaba el tiempo, no era verdad. / No siempre era verdad/ que todo pasa y todo vuelve. /16.8.21

No es necesario ser un gran entendido, ni un lector asiduo, para comprender el mensaje: que la vida cotidiana también puede ser objeto de la poesía y que, la idea es hacer que el lector, en tan solo un ramillete de palabras, logre situarse en un momento especial de su vida, o de la de otros. Esto es lo que busca el poeta. Esto es lo que buscaba nuestro Toño Morala de feliz recordación y al cual se dirige este póstumo homenaje.
Volver arriba

Newsletter