Publicidad
"No contaban conmigo, pero confiaba en mí y creía que llegaría mi momento"

"No contaban conmigo, pero confiaba en mí y creía que llegaría mi momento"

DEPORTES IR

Ampliar imagen
Jesús Coca Aguilera | 02/07/2021 A A
Imprimir
"No contaban conmigo, pero confiaba en mí y creía que llegaría mi momento"
Fútbol / Segunda División B Aitor se despide de la Cultural tras un año KO por una lesión de rodilla "de la que no veo la luz al final del túnel, hay días que duele mucho. Espero recuperar y al menos tener una vida normal"
Con una primera temporada sensacional en la que rindió a un extraordinario nivel y fue titular indiscutible, y una segunda de pesadilla, en la que primero el club le comunicó que no contaba con él y luego sufrió una gravísima lesión de rodilla en un amistoso frente al Cristo que le dejó KO todo el año y de la que aún no se ha recuperado. Así termina la etapa en la Cultural de Aitor Fernández, que analiza lo que ha dado de sí su paso por León en una entrevista en La Nueva Crónica.

–Qué diferentes las dos partes de tu paso por la Cultural...
–Es cierto, hay veces que va todo de cara, que parece que todo te sale bien y tienes en mente hacer cosas importantes, y otras en las que todo se queda en nada. Por eso todos tenemos que aprovechar los momentos buenos de la vida, porque después siempre puede venir el bajón, y sobre todo sacar de cada cosa un aprendizaje y algo positivo, que quizá a lo mío ahora no se lo veo, pero algún día me daré cuenta de qué ha sido.

–Por empezar por lo bueno, esa primera temporada en la que lo jugaste todo y sorprendisteis en Copa, aunque por poco se escapó el ascenso....
–Fue un año muy bonito, desde el primer momento en el que llegué aquí disfruté muchísimo. Lo pasaba bien cada domingo, entrenando, en casa, fuera… y por disfrutar me refiero a competir, hacer las cosas bien, sentirme querido y ver que podía ser importante. La verdad es que de esa campaña es inolvidable la Copa por la ilusión que dio a la gente, que ibas al campo y veías sus caras y cómo lo pasaban y te sentías más lleno por ellos que por ti. Y luego el ‘playoff’... lo saboreamos, pero no pudo ser y te deja un sabor agridulce.

–Has tenido una carrera muy larga y con muchas experiencias pero, ¿es de esas espinitas que se quedan clavadas porque lo veíais muy al alcance?
–Es que confiábamos mucho en nosotros, en el compañero, en el cuerpo técnico... Había una escala de valores dentro del vestuario que nos hacía muy poderosos mentalmente y además teníamos muy buenos jugadores, así que nos veíamos compitiendo y pensabas que lo ibas a lograr, pero llegó ese partido con el Sabadell que en ciertos momentos lo tuvimos pero caímos... y las cosas son así, es lo bonito y triste de este deporte, que todo puede suceder.

«Al caer ya me temí lo peor, sabía que era algo muy malo. He hecho todo lo que estaba a mi alcance para recuperar» –Y tras un año tan bueno, llega el verano y te dicen que no cuentan contigo. ¿Cómo te lo tomas?
–Estaba con ilusión, me encontraba fenomenalmente y con unas ganas increíbles, pero me comentan el día antes de empezar que no contaban conmigo. Me dio pena porque pensaba que podía aportar muchas cosas y ayudar a la gente y duele ese rechazo, pero soy un jugador veterano, sé cómo va esto y al final es por una persona que no cuenta por sus ideas de fútbol y hay que respetarlo. Pero yo quería seguir haciendo las cosas bien y trataba de darle la vuelta a la situación.

–Viendo la temporada, ¿te queda la sensación de que sin la lesión podías haber acabado siendo importante?
–Puede ser, sabía que no contaban conmigo, que querían que me fuera, y partía de esa desventaja en principio, pero yo confiaba mucho en mí y creía que sólo tenia que esperar, trabajar duro y que iba a venir mi momento. Por ganas, ilusión y experiencia no iba a ser.

–Y entonces, poco antes de iniciar la temporada, llega esa lesión. ¿Cuántas vueltas le has dado a ese partido?
–Ya tuve una experiencia hace muchos años y lo pasé realmente mal, pero me sirvió para aprender que estas cosas suceden. He intentado no darle muchas vueltas al hecho en sí, a por qué fui a ese balón, porque al final te frustras. Son cosas que suceden y no puedes controlar, tuve mala pata.

–¿Cómo se produjo?
–Fui a por un balón aéreo con otro chico, al saltar me desequilibró y al caer ya sentí un dolor muy agudo y muy fuerte en la rodilla y me temía lo peor, sabía que algo muy malo me había pasado.

«Tuve una conexión con la afición tremenda, cómo me animaron y trataron es de lo mejor que me llevo» –Volviste a operarte en febrero, ¿cómo te encuentras ahora?
–Pues aún mal, hay días en los que me duele mucho y las noches se pasan bastante mal. Otros estoy mejor, intento recuperar y se inflama o duele... He hecho todo lo que estaba a mi alcance y de momento no hay manera, no veo la luz al final del túnel.

–¿Sigues pensando en volver a jugar o te planteas retirarte dada la situación?
–Hay que ver cómo va respondiendo, cuando suceden estas cosas piensas mucho y he pensado en todo, en poder recuperarme y volver a empezar, y en que no sea así, dejar el fútbol y al menos poder tener una vida normal, jugar con mi hija sin problemas, dar un paseo o jugar un día sólo por quitar el mono.

–Valorando lo bueno y lo malo, ¿qué poso te deja tu etapa en la Cultural?
–Muy bueno, sobre todo lo del año pasado, aunque podía haber sido mejor, eclipsa todo lo que pasa ahora, por malo que sea para un deportista que además ama este deporte. Tuve una conexión con la afición tremenda, la forma en la que me animaron y trataron es de lo mejor que me llevo e hizo que me sintiera muy feliz aquí.

–¿Qué mensaje de despedida enviarías a la afición?
–Que mil gracias con mayúscula por todo el apoyo, por estar en los momentos buenos y sobre todo en los malos, y sobre todo que no se rindan, que el equipo les necesita mucho y deben seguir a su lado.
Volver arriba
Newsletter