Publicidad
Niños Mutantes: "Descubrimos que lo que más nos une en la vida es la música"

Niños Mutantes: "Descubrimos que lo que más nos une en la vida es la música"

CULTURAS IR

Los cuatro componentes de la banda granadina Niños Mutantes, que este viernes presentan en concierto los temas de ‘Diez’. | RUTH GIRÁLDEZ Ampliar imagen Los cuatro componentes de la banda granadina Niños Mutantes, que este viernes presentan en concierto los temas de ‘Diez’. | RUTH GIRÁLDEZ
J.R. | 16/03/2018 A A
Imprimir
Niños Mutantes: "Descubrimos que lo que más nos une en la vida es la música"
Músicas El grupo acude a Espacio Vías para dar a conocer el álbum ‘Diez’, contundente respuesta artística de la banda a una grave crisis personal
Hace poco menos de un año Nani Castañeda, batería y miembro fundador del grupo granadino Niños Mutantes que este viernes ofrece un concierto a las 22:00 horas con entradas a 18 euros para presentar sus últimos trabajos, ‘Diez’ y ‘Diez&Medio’, visitó León como invitado de Álex Cooper, principal promotor del I Ciclo de Editores Emergentes enmarcado en la 40 edición de la Feria del Libro de León. En aquella ocasión acudió en su triple condición de escritor y autor del libro ‘Mutante, por la gracia de Dios’ (Ediciones Chelsea), director de la Feria del Libro de Granada y gestor cultural, responsable entre otros proyectos de ‘Granada, ciudad del rock’. De aquella fugaz visita el batería de Niños Mutante recuerda sobre todo la belleza del enclave donde tuvo lugar la presentación, el Palacio del Conde Luna. "Recuerdo que fue un acto precioso en un sitio que me dejó totalmente fascinado y, bueno, como soy el batería del grupo lógicamente fue mucho menos gente que si hubiera sido el cantante", bromea Castañeda, que en este libro publicado bajo el sello editorial del leonés Alex Cooper incorpora sus reflexiones sobre el mundo de la música y una trayectoria de más de dos décadas en bandas como Mama Baker y Niños Mutantes, además de su ciudad, Granada, donde se ha formado musicalmente.

Básicamente me considero músico y gestor cultural desde hace muchísimos años y siempre he estado implicado en la cultura de mi ciudad Y es que Nani Castañeda es una persona que se ha implicado especialmente en la vida cultural de su ciudad como impulsor de proyectos como ‘Granada, ciudad del rock’ o en los últimos años como director de la Feria del Libro. "Me interesa muchísimo la cultura en general. Básicamente me considero músico y gestor cultural desde hace muchísimos años y siempre he estado implicado en la cultura de mi ciudad. Monté una liberaría en el año 1998, recién terminada la carrera de Historia, y desde ahí empecé a hacer conciertos, exposiciones, presentaciones, docenas de videoclips... Desde ese momento decidí que mi enfoque personal y profesional iba a estar siempre vinculado a la cultura y todavía sigo en ello", asegura.

Nani Castañeda reconoce que lo que le llevó a la música con 14 catorce años fue "la fascinación de poder coger un instrumento, hacer ruido, expresarte y generar malestar universal en los demás. Y por supuesto crear algo por ti mismo. El problema es que de todos los que lo intentan hay quien hace cosas buenas y hay quien hace cosas malas. Unos sobrevivimos y otros no. Muchas veces no está relacionada una cosa con la otra directamente sino que hay mucha gente buena que nunca llega mucho más allá de su local de ensayo y mucha gente no tan buena que sí que llega a lo más alto", comenta el músico granadino, que reconoce entró en el grupo porque su ilusión era escribir. "Yo quería un sitio donde poder escribir y empecé en Mama Baker con mis compañeros de instituto. Les dije que yo quería escribir y ellos me contestaron que hacía falta un batería. Así que pactamos que aprendía a tocar la batería siempre que me dejaran escribir las letras. Y así fue", señala Nani, que haciendo gala una vez más de su sentido del humor asegura que "desgraciadamente solo toco la batería".

A la pregunta de cuál ha sido a su juicio la clave del éxito y la permanencia a lo largo de los años de Niños Mutantes, el batería del grupo asegura que Niños Mutantes es una banda que trabaja en la creación muy democráticamente. "Los cuatro miembros del grupo participamos muchísimo en el proceso creativo de una canción. Pero es indudable y todo el mundo lo sabe que sin el talento compositivo de Juan Alberto, que es quien normalmente trae el primer boceto de lo que luego será una canción, con esas melodías y esas armonías que él crea en su casa con la guitarra acústica, no existiría nada de lo demás. Luego es verdad que todos tenemos un criterio musical y vamos aportando, cambiando y opinando sobre lo que hacen los otros".


A punto de desaparecer

A esta reflexión sobre el funcionamiento interno de Niños Mutantes, Nani Castañeda añade que considera clave para la permanencia del grupo la insistencia de los cuatro miembros del grupo y un paso que considera determinante y es que alguien, una discográfica, apueste por su música. "A nosotros nos pasó dos o tres años después de empezar con la banda. Astro Discos, una de las independientes básicas de este país en los años noventa, nos vio tocar en Gijón y les gustó mucho la propuesta de la banda. Un año después ya teníamos nuestro primer disco en el mercado. Era una España diferente, donde no había internet y todo se hacía por fanzines. Pero ese primer paso es muy importante", sostiene el batería de la formación granadina, para quien lo complicado "es dar el salto para que alguien te promocione. Siempre tiene que haber una primera persona o empresa que confíe en tu proyecto musical y esté dispuesto a promocionarlo. La insistencia, los años de trabajo y ese golpe de suerte han posibilitado la permanencia del grupo, que nunca ha dado un paso atrás y nunca ha realizado una gira que haya ido peor que la anterior", argumenta Castañeda, que sin embargo reconoce la banda estuvo a punto de desaparecer por una disputa entre sus miembros.

A la familia se la quiere con sus defectos. Lo más complicado de la vida es amar los errores del otro, ser capaz de tener esa generosidadSobre la manera de superar aquel percance, el batería del grupo piensa que ha sido el cariño que se profesan lo que contribuyó a la solución del problema. "Nosotros somos una familia. Por mucho que te lleves mal con tu hermano al final es tu hermano. Y no solo eso. A la familia se la quiere con sus defectos. Lo más complicado de la vida es amar los errores del otro, ser capaz de tener esa generosidad. Amar lo bello y lo perfecto es muy fácil. Ahí nos apuntamos todos. El problema es cuando descubres que tu mujer no es tan perfecta, que tu hermano no es tan perfecto, que tu grupo de música no es tan perfecto y tienes que seguir ahí. Porque si todos abandonamos a la primera pues el mundo sería un desastre", asegura.

Preguntado si ‘Diez’ es un disco "contaminado" para bien por aquella crisis, Nani Castañeda cree que el disco en sí, las canciones, no lo fueron, pero sí la actitud de la formación sevillana. "Tuvimos una crisis interna muy seria que nos hizo centrarnos solo en la música durante muchos meses. Descubrimos –digamos– que lo que más nos une en la vida es la música y cuando nos metemos en el local de ensayo a hacer canciones se nos olvida todo lo demás. En una relación de más de dos décadas es imposible que no existan momentos de crisis", asegura el batería, para quien ‘Diez’ es un disco que desde el punto de vista musical "apuesta mucho más por estrofas y por segmentos instrumentales que por estribillos, como veníamos haciendo en los anteriores trabajos. Hemos querido salir del formato single, de buscar la canción perfecta pop para hacer rock, perfecto o no, pero que sea más rock, y la verdad es que nos hemos encontrado muy a gusto en ese papel. Y, por otro lado, es un disco en el que nosotros consolidamos esa doble vertiente mutante por la que siempre hay un alto porcentaje en el que hacemos pop o pop rock con letras muy sociales. No solo hablamos de nosotros, que es una cosa muy indie, muy del pop hablar de uno mismo, sino que nos interesa mucho hablar de lo demás con las armas del pop. ‘Menú del día’ es un buen ejemplo de lo que te estoy diciendo".

El hecho de que quedarán muchas canciones fuera del álbum ha llevado al grupo a publicar un EP en forma de epílogo titulado ‘Diez&Medio’. "Pues sí, porque en esos meses tan intensos de 2016 llegamos a tener 21 canciones y hubo una criba muy grande con la ayuda de Abraham Boba y César Verdú de León Benavente, responsables de producción, pero se nos quedaron un par de ellas que nos hubiera gustado grabar y por eso hemos hecho este EP", confiesa Castañeda, que no recuerda cuál fue la anterior visita de Niños Mutantes a la capital leonesa. "Lo que sí te puedo decir que uno de los primeros conciertos que he dado en mi vida fuera de Granada tuvo lugar en León. Se olvidaron de alquilar el equipo de sonido y los micrófonos y tuvieron que pedírselos a una banda local".
Volver arriba
Newsletter