Publicidad
Muere el pintor de ‘El abrazo’, símbolo de la Transición

Muere el pintor de ‘El abrazo’, símbolo de la Transición

CULTURAS IR

Juan Genovés junto a su obra más emblemática, ‘El abrazo’. | EUROPA PRESS Ampliar imagen Juan Genovés junto a su obra más emblemática, ‘El abrazo’. | EUROPA PRESS
Europa Press | 15/05/2020 A A
Imprimir
Muere el pintor de ‘El abrazo’, símbolo de la Transición
Arte El artista valenciano Juan Genovés falleció en la madrugada del viernes de muerte natural. El llamado ‘pintor de las mutitudes’, que se mantuvo activo hasta el último día, defendió que "el arte todo lo retrata"
El pintor valenciano Juan Genovés ha fallecido durante la madrugada de este viernes de muerte natural, según ha informado a Europa Press la galería Marlborough.

El artista fue el autor de ‘El abrazo’, que sirvió de imagen en un cartel para Amnistía Internacional, muy popular durante la Transición española. Genovés, que ha trabajado hasta sus últimos días como pintor y artista gráfico, ha muerto en un hospital madrileño.

El pintor, nacido en Valencia el 31 de mayo de 1930, se formó en la Escuela de Bellas Artes de Valencia y participó en colectivos muy significativos en el mundo pictórico español de postguerra como Los Siete (1949), el Grupo Parpallós (1956) y Hondo (1960). En este último grupo, Genovés desarrolló una pintura de carácter expresionista y provocador.

En la década de los sesenta incrementa su relación con los movimientos de oposición al régimen franquista e inicia dos temas pictóricos característicos en su obra: el «individuo solo» y la «multitud». Esta última propuesta aparecerá cargada de un realismo político de fuerte denuncia social.

En los años ochenta inició un nuevo periodo muy ligado al paisaje urbano, que se ha denominado «espacios de la soledad». Los últimos años su obra ha dado un giro hacia la investigación del movimiento estático en la pintura, la multitud se ha convertido en la referencia para hablar del problema de la pintura y el ritmo visual.

Su obra más conocida probablemente sea ‘El abrazo’ 1976, reproducida en cartel para Amnistía Internacional, muy popular durante la Transición española, que más tarde se convertiría en la escultura ‘El abrazo’, homenaje a los abogados de Atocha.


El pintor de las multitudes

El artista valenciano Juan Genovés fue «el pintor de las multitudes, un artista vital que se ha mantenido en activo hasta el último día», según ha recordado la galería Marlborough en el mensaje en el que ha informado de su muerte. El creador defendió que «el arte todo lo retrata».

Así lo aseveró el pasado mes de diciembre en Valencia, cuando atendió a los medios de comunicación antes de ser distinguido con la medalla de Sant Carles de la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politécnica de Valencia (UPV).

En aquel acto, el artista incidió en la necesidad de que en España se apruebe una ley de Mecenazgo y de que se formara «una generación de gente con dinero que hicieran de mecenas y compraran obras de arte».

Por ello, instó al público que asistió al evento: «Esta noche voy a rogar porque cada uno de los que esté allí, si en su casa tiene una pared que aún le queda algo de blanco, que compren la obra de un artista joven, que quiten las reproducciones, que son una cosa muerta, y pongan una cosa viva, que cada vez que la miren, ganará esa fuerza que tiene la juventud, porque el arte todo lo retrata».

La pasión por el arte le acompañó toda su vida y, de hecho, comentó que estaba trabajando «demasiado». «Estoy trabajando en unas telas tremendas. Mi mujer me dice ‘cuando eras joven pintabas cuadros chiquititos y ahora que eres mayor pintas cuadros enormes’, y yo le digo ‘bueno, cuando era joven no podía pintar cuadros enormes porque valían mucho dinero y yo no tenía’».

También evocó su producción de juventud y su formación artística: «Nacimos con una ignorancia tremenda. En aquel régimen estábamos cerrados a toda Europa, no recibíamos ni una sola revista extranjera. En aquel momento teníamos unos profesores que eran unos enchufados del régimen, los especialistas buenísimos como Josep Renau estaban en el exilio enseñando en las universidades de México y Argentina y a nosotros se no decía que el arte estaba muy resumido».

"Éramos sabios"


«De pintores antiguos, se enseñaba a Velázquez y de pintores modernos a Sorolla. Todo el tiempo con Sorolla, nos decían que dejásemos el color negro, que Sorolla no lo usaba, y nosotros íbamos en contra de los profesores totalmente. Los profesores eran pintores de domingo, estaban muy verdes. Se había inventado todo el cubismo y nosotros nos habíamos quedado en el impresionismo. Además nos decían: ‘eso es cosa de franchutes, esos estrafalarios no saben nada, Sorolla es el genio’. Pero nosotros éramos más sabios que los profesores y lo demostramos», relataba el artista.

Sobre sus colegas, lamentaba que muchos habían ya desaparecido. «Es como un deber que tengo de contar lo que hicimos en aquella época, en la que casi llegamos a tocar el cielo con las manos de felicidad, lo hicimos tan bien que quiero que sirva como ejemplo para los alumnos que empiezan, con tesón y con esfuerzo y con unión se consigue todo y eso es un poco la lección que puedo dar. El alma de la gente joven es tremenda», concluyó.
Volver arriba
Newsletter