Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Monasterio de Carracedo: de huerta monacal a huerto solar

Monasterio de Carracedo: de huerta monacal a huerto solar

EL BIERZO IR

El recinto exterior del monasterio de Carracedo, donde las obras podrán empezar este año. | Ical Ampliar imagen El recinto exterior del monasterio de Carracedo, donde las obras podrán empezar este año. | Ical
D.M. | 03/02/2020 A A
Imprimir
Monasterio de Carracedo: de huerta monacal a huerto solar
Patrimonio Las obras de restauración de Santa María ubican las placas fotovoltaicas en las antiguas zona de cultivo y recuperarán un antiguo acceso desde el claustro
La Diputación de León iniciará la elaboración del pliego de condiciones para sacar a licitación la obra de modernización y restauración del monasterio de Santa María de Carracedo. La comisión de Patrimonio de la Junta de Castilla y León autorizó esta pasada semana todas las características de los trabajos, en los que la Diputación invertirán 1.147.000 euros, tras los ajustes que ha habido que hacer al proyecto inicial. Ahora ya puede licitar y contratar la obra.

El diputado de Cultura, Pablo López Presa, explica que la idea es dar esos dos pasos en este año, pero «en patrimonio no se puede correr. Es una obra que va a modernizar el monasterio, porque lo necesitaba, después de aquella actuación de hace más de 20 años, es necesario seguir interviniendo y hacer el monumento competitivo turísticamente».

Para ello destaca en el grueso de la intervención una obra que volverá a convertir el recinto en unas instalaciones ecológicas y sostenibles. Y es que, el que fuera zona de huerto de los monjes que desde el siglo X ocuparon la abadía, se convertirá, a partir de la restauración, en el huerto de placas solares que servirán para proveer de energía al edificio, tanto para luz como para calefacción.

Según el proyecto, los paneles se situarán en una zona dentro del cercano, al más próxima a la autovía A-6, pero no tendrán impacto visual porque «estarán protegidos por una pantalla vegetal que no permitirá su visibilidad desde el propio  convento o desde la autovía».
El  sistema  contará con acumuladores y reguladores de carga que permitan que el edificio sea autosuficiente, y tener cierta reserva para calefactar las instancias de salas de usos múltiples que se pretenden disponer.

El arquitecto redactor del proyecto, Ramón Cañas, explica que la idea es buscar «una mayor eficiencia» en un edificio de este tipo al que continuamente hay que buscarle curación y achaques, por las inclemencias meteorológicas y el propio paso del tiempo».

Para el arquitecto, además del huerto solar, otro de los puntos fuertes del proyecto es la accesibilidad del recinto. Unas obras que permitirán que cualquier persona con movilidad reducida pueda acceder a las distintas estancias del monumento, así como la dotación de una señalización y cartelería adaptada y pasos para un itinerario accesible que recorra todo el nivel inferior.

Pero además, recuperar la primitiva salida del pasaje del claustro reglar hacia la huerta, ya que, según describe el proyecto «mediante una leve modificación de la topografía permite la implantación de un recorrido accesible digno». Su autor explica que «es un paso que esté posiblemente cerrado desde la época de la desamortización, pero que permitirá una alternativa a las distintas complicaciones que supone la plataforma actual de entrada»

También se repararán y adecuarán los itinerarios exteriores evitando resaltes o desniveles actualmente inadmisibles para la circulación de personas con alguna discapacidad y se dotarán y señalizarán dos plazas de aparcamiento reservadas para personas con discapacidad.

El diputado de Cultura, explica que este proyecto «viene de la anterior corporación, a quien hay que reconocerle el trabajo, y nosotros debemos continuarlo para dar visibilidad a este gran recurso patrimonial».

Además, el diputado explica que aunque no hay una gran actuación llamativa en alas obras, se trata de «pequeñas actuaciones en muchos sitios, retirar señalización obsoleta, cambiar carpinterías, reparaciones de muros...». Toda una serie de actuaciones a las que se suma la remodelación de la zona de taquillas y recepción, donde se creará una estancia calefactada que permita unas condiciones de trabajo mejores para los empleados del monumento, sobre todo en los meses de invierno.

La obra tendrá el correspondiente seguimiento arqueológico para todas las actuaciones, si bien esta vez no se platea ningún otro tipo de actuación de excavación ni prospección.

El recinto monacal de Santa María de Carracedo vuelve, pues, a recuperar una parte de su esencia tradicional y de respeto con su entorno, pero cargada esta vez de modernidad y eficiencia.
Volver arriba
Newsletter