Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Milagros a la carta... y a peseta

Milagros a la carta... y a peseta

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 30/11/2018 A A
Imprimir
Milagros a la carta... y a peseta
En el recuerdo de los presentes en aquella rueda de prensa para hablar de la financiación del nuevo órgano quedó para siempre la frase. Explicaban lo qué y cuánto aportaba cada institución y llegó la pregunta inevitable.

- ¿Y el Cabildo?

- El Cabildo sigue su curso.

En las entrevistas con motivo de un libro de viajes por las catedrales quedó en letra impresa la idea de que algunas de ellas estaban cogiendo forma de hucha o caja registradora.

Entre las viejas noticias de la desaparecida y querida La Crónica una de las que más comentarios y cartas al director despertó —entonces se medían así las visitas— fue aquella que hablaba de la primera iglesia leonesa que instaló un artilugio para poder dar limosnas con tarjeta de crédito. Por facilidades que no sea.

Y en cada templo no faltan las velas que encender, los cepillos que pasar, los buzones en los que depositar la ayuda a aquel santo en el que más fe tenga el visitante o al que le quiera pedir un favor o milagro.

En su derecho están, faltaría más, a nadie obligan a nada, lo único que ocurre es que la fama crece y le ponen en bandeja a sus críticos la escena bíblica de expulsar a los mercaderes del templo.
Volver arriba
Newsletter