Publicidad
¿Milagro?

¿Milagro?

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández y Mauricio Peña | 23/03/2021 A A
Imprimir
¿Milagro?
A la contra Fulgencio Fernández y Mauricio Peña, texto y fotografía de la contraportada de la edición de papel de La Nueva Crónica
Vaya por delante todo el respeto y solidaridad con el usuario de la silla, que en estos tiempos las susceptibilidades las carga Internet y no faltará quien se sienta obligado a opinar sobre la falta de respeto con alguien que sufre. Insisto en que no opinar de todo también es una opción en la vida, aunque ya sé que con escaso éxito.

Y es que la imagen lo primero que me trae a la memoria es a uno de los personajes más fascinantes de mi infancia, Nando el mago, el adivino, el futurólogo, el curandero, sanador... depende cuál fuera la anécdota del día y a qué campo de los hechos extraordinarios se pudiera aplicar.

Uno de sus dones era la sanación, en la que creo que tenía gran importancia para el éxito final la fe, creer en Nando, cosa nada difícil ante su habilidad para adornar los acontecimientos. Así creció la leyenda de los enfermos que llegaban inválidos, hablaban con él, bebían agua en el caño de la fuente que estaba enfrente de su casa y, prácticamente, regresaban andando en su regreso.

Si miras la foto a ti te vendrá a la cabeza lo que quieras, es parte del juego de esta casilla de salida del periódico —o de entrada, tú eliges—pero mi mente proclive a los hechos extraordinarios me lleva a novelar un milagro cuando el usuario de la silla se hizo la señal de la Cruz con el agua bendita de la pila bautismal. Un milagro en toda regla.

La pena es que, seguramente, la realidad sea menos mágica.
Volver arriba
Newsletter