Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Mentiras

Mentiras

OPINIóN IR

31/01/2017 A A
Imprimir
Mentiras
Nuestra sociedad está oculta tras una máscara que oculta una distinta realidad. Es cierto que tenemos una ley de leyes que nos garantiza unos derechos, nuestra carta magna, la Constitución. Pero no es menos cierto que nuestros sucesivos gobiernos han legislado de espaldas a nuestra Constitución, han construido unos principios sociales que son una gran mentira. Es mentira que la inmensa mayoría de los ciudadanos tengan un empleo digno, como también es constatable que una gran cantidad de conciudadanos tampoco tienen una vivienda digna, o que hemos retrocedido en derechos en la libertad de expresión, que vemos tambalearse y deteriorarse nuestro sistema educativo y sanitario. Es mentira que la ley se haga en beneficio de los más desfavorecidos, que decir de las cláusulas suelo, los desahucios y tantas cosas más.

Es mentira que se liberalizara el mercado de la electricidad para favorecer al ciudadano. Antes había una sola compañía eléctrica estrechamente controlada por el gobierno, ahora hay varias empresas que han conformado un oligopolio en el cual presuntamente se pactan precios para su beneficio, con el beneplácito de los sucesivos gobiernos. La verdad es que el recibo de la luz no ha hecho más que dispararse desde que se liberalizó el mercado, lo mismo podemos hablar de las operadoras de telefonía, el transporte público. Donde está pues el beneficio del libre mercado, donde la competencia entre empresas, donde las previsibles bajadas de precios.

Es mentira que sea necesario una bajada de salarios a los trabajadores para que las empresas aumenten su productividad, hay factores más determinantes como la falta de cultura de nuestras empresas en invertir parte de sus beneficios en investigación y desarrollo, en la falta de ética de las eléctricas que con sus tarifas estratosféricas merman los beneficios y la productividad de las empresas. Que no nos cuenten milongas, no más mentiras y que se pongan a legislar bajo los principios de la libertad, igualdad y justicia.
Volver arriba
Newsletter