Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Martes, 19 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

'Mejor la ausencia', de Edurne Portela

'Mejor la ausencia', de Edurne Portela

ENREDABAILES IR

Ampliar imagen
T.G. | 11/11/2018 A A
Imprimir
'Mejor la ausencia', de Edurne Portela
Libros Que te salven los libros
No me olvido de Amaia Gorostiaga. Ella es uno de esos personajes que dejan huella, algo propiciado en parte porque la escritora Edurne Portela no deja nada al azar en la estructura de ‘Mejor la ausencia’. Te atrapa, te sacude. Quizá por todo ello ha sido una de las novelas que más he recomendado en el último año y por lo que no me extraña que haya sido elegida recientemente como Libro del Año en la categoría de ficción por la Asociación de Librerías de Madrid. Amaia nació y se crió en el País Vasco en la década de los 80 y principios de los 90. No lo hizo en una familia modelo de lo bueno, pero sí de lo malo y de lo convulsa que fue la época. Ella se encarga de relatar cómo se sobrevive en una casa en la que entra el terrorismo de ETA, la amenaza de GAL, las drogas, el maltrato y el alcoholismo. Y no espere encontrar ‘Patria’ de Aramburu porque aquí no se explica el conflicto, se vive. Y dentro de él Amaia se salva con los libros, que también contribuyen a guiar al lector por cada etapa de su vida. Primero fueron ‘Los Cincos’, luego llegaron ‘Cien años de soledad’, ‘Pantaleón y las visitadoras’ y Rosa Montero. También crece con La bola de cristal, la música de Eskorbuto y la de Extremoduro, guiños a una generación que se sentirá identificada con esta lectura. ‘Mejor la ausencia’ engancha y duele, como lo hacen las heridas que aún no han cicatrizado. La propia autora dice que a veces es mejor dejarlas que supuren, dar tiempo. Y por eso ella quita todas las vendas.
Volver arriba
Newsletter