Publicidad
Medrano insiste en la asamblea en el acuerdo con Azucarera

Medrano insiste en la asamblea en el acuerdo con Azucarera

ACTUALIDAD IR

El presidente de Acor, Justino Medrano, llegando a la Asamblea. | ICAL Ampliar imagen El presidente de Acor, Justino Medrano, llegando a la Asamblea. | ICAL
L.N.C. | 13/12/2019 A A
Imprimir
Medrano insiste en la asamblea en el acuerdo con Azucarera
Campo El presidente de Acor afirma que replanteará en el futuro el acuerdo al estilo de Europa para la aprovechar la ubicación de la planta de La Bañeza
Acor mantiene la intención de cerrar un acuerdo con Azucarera que permita a la cooperativa de Valladolid molturar la remolacha de sus socios leoneses en la planta de La Bañeza. Así se corroboró este viernes en la primera Asamblea General tras el cambio de dirección y la llegada de Justino Medrano a la presidencia de la sociedad. Medrano explicó que para el próximo ejercicio Acor buscará nuevas líneas de negocio o alianzas con terceros, principalmente con empresas y cooperativas del sector agroalimentario de la comunidad. Para ello, se potenciará un equipo de análisis, encargado de detectar oportunidades rentables que garanticen un retorno a medio plazo a los socios. Entre estas oportunidades, Medrano defendió el acuerdo con Azucarera, que confió en replantear de nuevo más adelante, para que como se hace en Europa aprovechar la ubicación de las instalaciones y evitar que el camión esté «dando vueltas» y emitiendo gases contaminantes.

Cabe recordar que en esta campaña Acor contrató 1.236 hectáreas en la provincia leonesa, que están ofreciendo unos rendimientos medios de 110 toneladas por hectárea y más de un 17% de polarización. En toda la comunidad, la cooperativa contrató 14.000 hectáreas.

Además, el Consejo Rector de la Sociedad Cooperativa General Agropecuaria, Acor, tendrá libertad para poder desinvertir en proyectos o vender activos que le permitan captar financiación con la que hacer frente a las tensiones financieras que surjan, tras una campaña que se considera la «peor de la década». El presidente, Justino Medrano, explicó al término de la reunión que tendrán en su mano la posibilidad de abandonar algunas de las inversiones hechas para afrontar un «futuro nuevo» y «distinto», que permita «estabilizar» los «cimientos» de la cooperativa, que recalcó tiene capacidad para continuar adelante. «Hay que asentar las bases para poder crecer», sentenció. Medrano trasladó un mensaje de optimismo a sus socios en una asamblea «ágil», puesto que recalcó no venderán ningún activo si no fuera necesarios, pero señaló que la Sociedad tiene que afrontar una campaña con más hectáreas de remolacha y unos bajos precios, en los que se han producido casi 14 millones pérdidas.

No obstante, el presidente de Acor recalcó que el objetivo es lograr que el barco esté «asentado» para poder «empezar a navegar». «El próximo año habrá beneficios», auguró, Medrano debido a los primeros contratos firmados puesto que los anteriores se cerraron «a pérdidas». De esta forma, señaló que una vez que se abone a los socios la remolacha entregada, quizás ya no hagan «falta más empujones». Medrano se mostró esperanzado sobre el futuro ya que indicó que se ha producido una subida de más de un 20 por ciento en los precios medios de venta del azúcar respecto al ejercicio anterior, lo que se traduce en un incremento de entre 80-90 euros por tonelada. Igualmente, valoró que exista un «claro» déficit de azúcar en el mercado comunitario en el que se han dejado de cultivar 145.000 hectáreas de remolacha respecto a la campaña 2017-2018. Además, apuntó que se va a superar el objetivo de llegar a una producción de 180.000 toneladas de azúcar gracias a la contratación de 14.116 hectáreas, mientras que las administraciones mantienen su apoyo al sector con las ayudas garantizadas hasta 2022.

Las cuentas


Tras escuchar el mensaje del nuevo presidente, la Asamblea General de Acor aprobó unas cuentas del ejercicio 2018-2019 que arrojan un resultado negativo de 13,93 millones antes de impuestos, como consecuencia de la caída de precios del azúcar en el mercado internacional, que se han situado en «mínimos históricos». La cifra de negocio directa de la cooperativa ascendió a 104,2 millones, prácticamente igual a la facturación de la campaña anterior (102,7 millones). A ello hay que añadir el resultado de las empresas participadas que han tenido una cifra atribuible a Acor de 114 millones, por lo que la sociedad cooperativa facturó, globalmente, 218 millones de euros.

Posibles ventas


Acor hará una reestructuración y se estudia la posibilidad de vender los terrenos de la antigua azucarera, así como las posibles alternativas para la planta fotovoltaica de Tordesillas. Además, se estudiará la posibilidad poner en venta las diferentes parcelas agrarias con las que cuenta en Rumanía, algunas de ellas en propiedad.
Volver arriba
Newsletter