Publicidad
"Me siento un albañil de la fotografía"

"Me siento un albañil de la fotografía"

CULTURAS IR

Fotografía de Maestro que fue elegida para el cartel de ‘Tres calles’. Ampliar imagen Fotografía de Maestro que fue elegida para el cartel de ‘Tres calles’.
Fulgencio Fernández | 04/06/2018 A A
Imprimir
"Me siento un albañil de la fotografía"
Reportaje Alejandro Maestro, un leonés en Mallorca, un fotógrafo en la calle, cuelga de las paredes del Ékole la muestra ‘Tres calles’, las imágenes de las gentes más cercanas a su casa, pues "no saben lo que se pierden quienes no miran a su alrededor"
Las paredes del Ékole Café se han convertido en galería de arte para las fotografías de uno de esos leoneses esparcidos por el mundo que siguen los avatares de esta tierra y sus gentes con verdadera pasión. Es el fotógrafo Alejandro Maestro, que desde Mallorca ha venido con las fotos bajo el brazo para mostrarlas con el nombre de ‘Tres calles’. «Me gusta realizar proyectos distintos, por eso en ‘Tres calles’ utilizo una cámara de gran formato —Sinar F1—, pesada, muy pesada, lo cual me complica moverme libremente con ella de un lado para otro, pero eso es algo que me motiva más, las adversidades. He fotografiado hasta el momento, y seguiré haciéndolo en futuros proyectos, con digital y todo es mucho más cómodo, es como vivir con papá y mamá, por eso necesitaba esta proyecto, para emanciparme fotográficamente a nivel personal».

- Y en esa diversidad, variedad, ¿cómo elige?.

- La fórmula es hacer lo que te gusta, lo que te llena, lo que te convence, eso que al finalizar te emociona, esas fotografías que has acabado seleccionando para mostrarlo a la gente. No hay que obsesionarse con querer o intentar hacer lo que les guste a los demás, tiene que gustarte a tí mismo.

Ylo demás ya puede ser tecnología, cámara o lo que se quiera, pero camina detrás de la emoción. «La fotografía ha vivido grandes avances, hay buenas cámaras muy pequeñas y a mí se me ocurre disparar con una de gran formato. He tenido que hacerle una caja de madera para transportarla y un carrito; vamos, un circo ambulante, y no te digo cuando me ponía a montarla en la calle, la gente me mira como si fuera un extraterrestre pero pocos preguntan qué es o qué hago».

Alejandro Maestro se decanta fundamentalmente por la fotografía social, gente en las calles y, a veces, esculturas con formas humanas, como ha hecho en San Marcos o la Catedral leonesa para sus muestras ‘Ora Pro Nobis’ o ‘Biblia Pauperun’. «Me autodenomino un albañil de la fotografía, todo el día con la cámara encima, vamos, con el ‘mono de trabajo’ diario intentando sacar algo de la calle».

Ylo que encontró en ‘tres calles’ lo muestra en León. «Podría haber viajado a algún país lejano. Algo exótico pero ciertas zonas del planeta están más que explotadas, fotografiadas hasta la saciedad. Por eso hice ‘Tres calles’, en mi barrio, con gente que son vírgenes de esas cámaras ansiosas por tomar buenas fotografías en lugares lejanos y te diré una cosa, no saben lo que se pierden porque en tu entorno hay muchas cosas que contar».

Desvela Maestro que un leonés —García Alix—tuvo mucho que ver en su pasión por la fotografía. «Vi un programa en la tele, sus fotos en blanco y negro de la movida, con Alaska y otros tipos curiosos, los tatuajes... y cuando lo encontré en París Photo le comenté que mi afición había nacido por su culpa. Fue emocionante hablar con él. También hay otros autores que merecen reconocimiento, como José Manuel Navia, que narrativamente es muy bueno, sus fotos tienen personalidad y eso no es nada fácil de conseguir».
Volver arriba
Newsletter