Publicidad
"Me había pegado antes y fui a por él"

"Me había pegado antes y fui a por él"

ACTUALIDAD IR

El lugar donde se produjo el suceso y sus alrededores amanecieron plagados de evidencias del crimen. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen El lugar donde se produjo el suceso y sus alrededores amanecieron plagados de evidencias del crimen. | SAÚL ARÉN
Alfonso Martínez / Cristina Centeno | 18/05/2021 A A
Imprimir
"Me había pegado antes y fui a por él"
Sucesos El autor confeso del navajazo que mató a Mario Fuentes ha pasado a disposición judicial. La Policía Local ha identificado ya a más de 220 jóvenes haciendo botellón en lo que va de año
Un botellón convertido en tragedia. El autor del navajazo que acabó con la vida del joven Mario Fuentes –de 19 años de edad, natural de la localidad cántabra de Colindres y estudiante del primer curso de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la ULE– confesó ser el autor del crimen al ser detenido sobre las once de la mañana del pasado domingo.

Se trata de un joven de 21 años que también es estudiante de la ULE, aunque en este caso está en tercero de Derecho, según confirman a este periódico fuentes de la institución académica. «Cuando llegaron los agentes estaba leyendo un libro y su abogado se encontraba ya en el domicilio», apuntan estas mismas fuentes. Al parecer, al ser detenido, el joven explicó que la víctima le había agredido previamente en la gran zona verde que hay en la confluencia de la avenida de la Universidad con Príncipe de Asturias, donde se estaba celebrando otro botellón el pasado sábado por la noche. «Me había pegado antes y fui a por él». Ese sería el motivo esgrimido por el autor confeso del crimen para que él y sus amigos siguiesen al otro grupo, el de la víctima, hasta las inmediaciones del pabellón polideportivo del polígono de La Torre, situado a poco más de 400 metros de distancia. Fue allí donde el detenido asestó a la víctima un navajazo en el pecho que le acabó costando la vida poco después en el área de Urgencias del Hospital de León.

El detenido pasó este lunes a disposición judicial y se ha decretado el secreto de sumario sobre las investigaciones. Cabe destacar que han colaborado la Policía Nacional y la Local. Su trabajo y el testimonio de los testigos presenciales sirvieron para identificar en pocas horas al autor confeso del navajazo con el apoyo también de los perfiles de las redes sociales y los datos de los vehículos del grupo al que pertenecía. Fuentes de la Universidad de León explican además que no es la primera vez que este joven tenía problemas con la justicia. «Es un pieza», admiten.

El alcalde pide "más mesura"

El alcalde de León, José Antonio Diez, se refirió este lunes a la trágica muerte del joven Mario Fuentes. «Quiero transmitir todo mi apoyo y cariño a su familia y amigos y a la comunidad educativa de la Universidad de León y mostrar a todos ellos las condolencias, en nombre de la ciudad, por esta injusta, temprana e incomprensible pérdida», apuntó el alcalde tras un minuto de silencio en la inauguración del busto en memoria del Hermano Tomás frente al colegio Maristas San José.

Además, el regidor aseguró que durante la noche del sábado y la madrugada del domingo la Policía Local tenía en la calle «prácticamente el doble de plantilla que suele ser habitual», puesto que «se sabía que era necesario incrementarlo por la situación que se iba a producir tras finalizar el estado de alarma». «Lamentamos muchísimo lo sucedido y esperamos que estos hechos hagan reflexionar tanto a quienes participan en los botellones como a toda la sociedad de que se debe tener más mesura y control a la hora de realizar cualquier actividad», agregó Diez. Además, indicó que los botellones «siempre son controlados por la Policía Local, no solo ahora», aunque reconoció que «cuando se producen tantos y con tanta dispersión no se puede acudir a todos», puesto que además «se trata de intervenciones que requieren cierto tiempo, sobre todo cuando en ellos están participando menores de edad. «La Policía Local seguirá trabajando como ha hecho siempre, con todas sus unidades, para intentar evitar algo está prohibido por ley como es el consumo de alcohol en la calle y preservar a los menores que suelen participar de manera muy activa en ello», concluyó el alcalde.

Balance de actuaciones

Es preciso destacar en este sentido que la Policía Local acumula en lo que va de año un total de 53 intervenciones derivadas de botellones. Durante el desarrollo de las mismas , los agentes municipales han identificado o denunciado a un total de 223 personas, de las que 112 eran menores y 111 ya habían alcanzado la mayoría de edad.

Si echamos la vista más atrás, la estadística referida al pasado año deja un total de 99 actuaciones policiales por consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública. Entonces fueron 359 las personas identificadas o denunciadas. De ellas, 122 eran menores de 18 años, mientras que las 237 restantes ya eran mayores de edad, según los datos aportados desde el Ayuntamiento de León.

Finalmente, en 2019, antes de la pandemia, el balance de la Policía Local dejó intervenciones en un total de 132 botellones. Los agentes identificaron o denunciaron a 329 jóvenes, de los que 195 eran menores de edad.

Pillados dentro de un bar

Por otra parte, agentes de la Policía Local identificaron a las 20:30 horas del pasado domingo a nueve personas que se encontraban en el interior de un bar de la calle Bernardo del Carpio consumiendo en su interior y con las trapas del establecimiento bajadas. Los agentes interpusieron nueve denuncias por consumir en el interior del bar, una sanción por permitir esa irregularidad y dos por no llevar mascarillas. En total, durante el fin de semana, la Policía Local identificó a 54 personas e inició 20 propuestas de sanción por incumplimiento de las medidas de alerta sanitaria.
Volver arriba
Newsletter