Publicidad
Más que palabras

Más que palabras

OPINIóN IR

09/06/2022 A A
Imprimir
Más que palabras
Una de las batallas socavadas de la España diversa la protagoniza precisamente quizá lo que más nos une: el español. Obviando los desprecios independentistas, que como todo independentismo es sobre todo excluyente, la disputa por su enseñanza es un Guadiana de las noticias. Las viejas ciudades de la vieja Castilla como Salamanca, Valladolid o Burgos llevan años reclamándose como capitales del castellano en un intento incluso lingüístico de marcar ese territorio popularmente conocido como del «español neutro». Madrid se unió hace poco con el chiringuito para Toni Cantó que le diseñó Isabel Díaz Ayuso evidenciando, al margen del pago de favores, el interés que suscita la tarta económica del segundo idioma del mundo con casi quinientos millones de hablantes.

Esta semana la batalla resurge con la decisión del gobierno de Sánchez de crear en La Rioja el Observatorio del Español al que también optaba Salamanca. «Es como traer una escuela de vela a Salamanca», criticaba el alcalde charro tirando de demagogia. Es cierto que Salamanca presume de Universidad y experiencia. Recibe treinta mil estudiantes anuales para aprender el idioma. Pero La Rioja tampoco es Melilla y con San Millán de la Cogolla tiene mucho que decir en el albor de nuestra lengua. Eso y que su presidenta es socialista.

Se avecina una ofensiva cruel y en mayúsculas porque Sánchez pincha donde más duele al nuevo consejero de Cultura de la Junta y exdirector del Instituto de la Lengua de CyL. Gonzalo Santonja mantiene una larga lucha personal por impulsar los descubrimientos que demuestran que el origen del castellano está en Valpuesta, Oña o Silos y que desbaratan los folletos de Fitur riojanos. En su programa de legislatura aparece la creación en Burgos de un Centro de los Orígenes del Español que competiría con el estatal adjudicado a La Rioja. Se atisba otra guerra de las Españas. La paternidad económica del idioma está en juego y aquí puede haber más que palabras.
Volver arriba

Newsletter